Aceite de Moringa, el nuevo ingrediente de belleza natural

Antes de que empieces a leer, hazme un favor. Ve a tu baño y mira la lista de ingredientes de algunos de tus productos naturales de cuidado de la piel. Champú, crema hidratante, maquillaje... no importa. Fíjate bien ¿aparece la palabra moringa?

Apostaría toda mi colección de esmaltes de uñas a que al menos una de las cosas que usas regularmente incluye el aceite de moringa, y por una buena razón.

1

El ingrediente, derivado de un árbol nativo de la India, está apareciendo en todos los rincones de la industria de la belleza natural, con marcas que lo incluyen en sus cremas, serums, champús, acondicionadores e incluso en maquillaje.

¿Recuerdas hace unos años cuando los aceites de argán y almendras dulces estaban de moda? Bueno, el aceite de moringa está a punto de usurpar ese codiciado lugar como "ingrediente natural milagroso". ¿Que todavía no sabes de qué estamos hablando? Pues sigue leyendo.

¿Qué es el aceite de moringa?

Para entender cómo el aceite de moringa hace su magia, es crucial que sepas de dónde viene, porque la historia de su origen es bastante espectacular.

El árbol del que se deriva el aceite de moringa (Moringa oleifera) es resistente a las sequías, muy habituales en África, América Central y del Sur, el subcontinente indio y el sudeste asiático, donde crece. Sus semillas pueden purificar el agua. Sus hojas contienen más calcio, hierro y vitamina A que la leche, las espinacas y las zanahorias, respectivamente.

Y resulta que se le conoce como el "Árbol Milagroso" y el "Árbol de la Vida". Es una descripción muy acertada para este ingrediente natural que no decepciona.

Una vez que las semillas del árbol son prensadas, el aceite denso en nutrientes puede llegar a tu neceser, donde tendrá una vida útil de cinco años gracias a sus antioxidantes que actúan como conservantes y estabilizadores naturales. Pero, sinceramente, le vas a acabar mucho antes.

Propiedades del aceite de moringa

Vale, estoy convencida de que el aceite de moringa es un pequeño milagro de la naturaleza, pero te estarás preguntando ¿qué propiedades tiene?

Principalmente tiene 3 beneficios:

  1. Está repleto de nutrientes beneficiosos para la piel.
  2. Presenta una asombrosa variedad de ácidos grasos. Contiene un 40 por ciento de ácidos grasos monoinsaturados, de los cuales el 70 por ciento es ácido oleico.
  3. Sus altos niveles de ácidos linoleico y oleico aportan una gran hidratación y nutrición, que puede beneficiar a la piel seca y sensible. También pueden apoyar la barrera cutánea, que es vital para protegernos de las agresiones externas, como la contaminación.

Todas estas propiedades se combinan para crear un potente aceite protector de la piel y el cabello.

Debido a que es tan estable, el aceite de moringa se combina a la perfección con otros ingredientes, incluso llegando a aumentar la eficacia de algunos activos.

Las fuertes propiedades antioxidantes, así como su alto contenido de vitamina E, pueden ser útiles como conservante para ayudar a extender la vida útil de algunos productos para el cuidado de la piel, al prevenir la oxidación de otros aceites. Esto puede ayudar a preservar la función de los compuestos biológicamente activos que se encuentran naturalmente en los aceites.

Su composición resulta ser muy similar a los lípidos que produce nuestra piel de forma natural, lo que significa que ayuda a equilibrar y nutrir todo tipo de piel.

A diferencia de otros aceites que se asientan en la superficie de la tez y dejan una sensación grasienta después, la moringa se absorbe profundamente en la dermis.

El extracto de moringa también ha demostrado tener una buena actividad antimicrobiana contra numerosas especies de bacterias y hongos para calmar la piel acnéica.

¿Y esa impresionante mezcla de vitaminas que mencionaba anteriormente?

¿Quieres una prueba histórica de por qué este ingrediente es tan bueno? El aceite de moringa se usaba en el antiguo Egipto para hacer medicinas, ungüentos y bálsamos que protegían la piel de las inclemencias del clima del desierto.

Y en base a la impresionante composición del aceite, es fácil entender por qué tanto los faraones como las marcas de belleza natural no se cansan de él.

Y mientras que el aceite es el preferido por las marcas cosméticas para sus productos, la planta entera también puede ser utilizada como una fuente de nutrición para la piel.

Recientemente se ha demostrado que las hojas tienen un efecto antioxidante beneficioso sobre la tez, y la forma en polvo de las hojas se puede encontrar ahora en cremas y mascarillas tópicas.

¿Cómo se usa la moringa?

En tu cara. En tu cuerpo. En tu cabello. Como el ingrediente estrella (o de apoyo) de tu crema antiarrugas/serum/mascarilla/champú/acondicionador/maquillaje/tratamiento para el cabello.

En verdad, no parece haber una manera incorrecta de cosechar los beneficios del aceite de moringa para el cabello y la piel. Incluso se produce aceite especial para cocinar e iluminar.

Así que, ¿Hay que decirle adiós al argán y al aceite de coco? No, tal vez haya espacio en nuestros neceseres de belleza para varios aceites beneficiosos y antiarrugas. Después de todo, cuando se trata de antioxidantes, vitaminas y nutrientes para el cuidado de la piel, cuantos más, mejor.