Alfawise S60

Este pequeño robot ha resultado ser una grata sorpresa, estoy muy satisfecho con su compra.

Admitámoslo, a ninguno nos entusiasma la idea de limpiar los cristales de las ventanas, sobre todo si vivimos en edificios altos y para ello hay que subirse a una escalera o arriesgarse a caerse.

¿Por qué no dejar que un robot lo haga por nosotros? El robot limpiacristales Alfawise S60 elimina la necesidad de contratar a una empresa de limpieza de ventanas o subirse a escaleras altas. Es inteligente y eficiente, sólo hay que dejarlo hacer su trabajo.

Sus almohadillas de microfibra limpian eficazmente las superficies de cristal, eliminando las manchas de grasa, suciedad y polvo. Para que las ventanas y otras superficies se limpien de forma completa y eficaz, en pocos minutos.

Diseño y funcionamiento

Los robots limpiacristales generalmente tienen dos formas: rectangular u ovalada. Está claro que el Alfawise S60 pertenece a la segunda categoría, y tiene un tamaño de 29.5 x 15 x 12.5cm.

Alfawise S60, mi robot favorito para limpiar cristales

Sus dos ruedas de limpieza difieren mucho de los antiguos robots de dos partes (una para cada lado de la ventana) que se mantenían unidos gracias a la tecnología magnética, más lenta e ineficiente.

Su manejo es muy sencillo, pues únicamente cuenta con un botón de inicio, que hay que mantener pulsado durante dos segundos para que empiece a funcionar.

El robot Alfawise S60 se adhiere a los cristales utilizando la tecnología de vacío. Tiene una bomba de succión en cada rueda de limpieza que puede mantener al robot sujeto firmemente en el cristal de la ventana, y en los laterales tiene unas rejillas de ventilación para expulsar el aire succionado. No importa en que posición se ponga, el robot no se caerá.

Una vez colocadas las almohadillas de microfibra, se conecta a la corriente y se pulsa el botón de inicio, antes de posarlo sobre la superficie a limpiar. Su poderosa succión lo mantendrá pegado al cristal. Y para que empiece a moverse, simplemente hay que pulsar el botón Start en el mando a distancia.

Es tan eficiente, que el S60 realmente no necesita la aplicación de una solución limpiacristales. Puedes aplicarlo si los cristales están muy sucios, pero no es necesario. Incluso puedes mojar las almohadillas simplemente con agua.
Tranquilo, el robot no va a resbalarse por estar mojado.

En la parte superior de color negro, tiene cuatro luces LED que indican su estado. Por ejemplo, se enciende la de color rojo cuando no detecta el cristal, y el robot se para por seguridad.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que los robots limpiacristales, no funcionan de la misma forma que los robots aspiradores o cortacésped. No se pueden programar para que comiencen la limpieza a una hora especificada. Siempre hay que estar presente para colocarlo en la ventana de forma manual, y conectarlo a la corriente.

Todos los robots limpiacristales deben estar conectados a la red eléctrica durante su funcionamiento. Eso es debido a que la succión requiere mucha energía.

Por suerte, el Alfawise S60 tiene una batería de emergencia que lo mantiene funcionando aunque se vaya la luz, o surja algún otro problema, durante 30 minutos.

Alfawise S60, así funciona

Si vas a trabajar únicamente con batería, deberás recargarla completamente después de la limpieza de cada ventana. Y su batería de polímero de célula de litio tardan aproximadamente una hora en cargarse. Y la carga completa tarda aproximadamente 1 hora.

Alfawise S60: que accesorios incluye

Además del robot, la caja incluye un cable de alimentación, con un cable extensor de 4 metros, para poder acceder a cualquier ventana.

Un mando a distancia para manejar al robot desde la comodidad del sofá, mediante el cual podrás dirigirlo arriba, abajo, hacia la izquierda o la derecha; elegir entre sus 3 modos de limpieza; parar o reanudar la marcha.

12 almohadillas de microfibra están incluidas con el robot (6 juegos de dos, más las que vienen ya puestas en el robot). Las almohadillas no son de un solo uso, se pueden lavar en la lavadora más de 30 veces antes de que comiencen a deteriorarse. Así que, por el momento, tendrás repuestos suficientes para una buena temporada.

Una cuerda de seguridad para evitar que el robot se caiga al suelo o que provoque un accidente si se falla la alimentación. No es necesario atar la cuerda cada vez que se usa el robot. Sólo se recomienda utilizarla cuando el robot está muy arriba y existe el riesgo de dañar a alguien.

2 rueda de limpieza extra, por si se rompen las que tiene puestas, y un pulverizador para aplicar agua o la solución limpiacristales que queramos.

Superficies que puede limpiar

El Alfawise no se limita a limpiar ventanas. Puedes utilizarlo para limpiar cualquier superficie plana, como espejos y mamparas de ducha. Tampoco necesariamente tiene que ser de vidrio, pues funciona perfectamente en paredes y suelos de azulejo y baldosa.

El único requisito es que el material debe tener un espesor mínimo de 6 mm. Esto es debido a que un cristal más fino podría llegar a agrietarse por la potente succión que ejerce.

La mayoría de los robots limpiacristales sólo funcionan verticalmente. Se pueden utilizar para limpiar ventanas o espejos, pero no funciona en suelos o mesas de cristal. Sin embargo, el Alfawise S60 es un robot de última generación, que trabaja igual de bien sobre superficies verticales y horizontales.

No es sólo un robot limpiacristales, es un dispositivo para limpiar todas las superficies planas. Aunque hay que reconocer que funciona mejor en ventanas con marco, ya que cuenta con sensores que detectan los marcos para poder calcular la trayectoria óptima para limpiar la ventana.

Además, el robot nunca dañará el marco de la ventana porque está diseñado para detectar automáticamente los obstáculos.

Aplicación complementaria

Lo que diferencia el Alfawise S60 de cualquier otro robot limpiacristales, es su aplicación GlassBot2.
Es el primero en incorporar una aplicación desde la que poder manejar al robot, cual si fuera un mando a distancia dentro de tu smartphone.

Puedes utilizarlo para conducir al robot, y activar los diferentes modos de limpieza. Se conecta al dispositivo mediante bluetooth, lo que significa que tiene un alcance limitado a 10 metros, más que suficiente para utilizarlo en casa.

La aplicación sirve, básicamente, como una sustitución del mando a distancia. Y está disponible para dispositivos iOS y Android. Puedes optar por no descargarte la aplicación si deseas, pues no aporta nada que no tenga el mando a distancia.

Patrones de limpieza

Tiene 3 rutas de limpieza automática en zig-zag que pueden elegirse desde el mando a distancia o la app.

Rendimiento

Lo primero que piensas al encender el robot, es que es bastante ruidoso. Emitiendo un ruido de 67 dB no podrás mantener una conversación en su presencia, pero por suerte, la limpieza tarda poco, y pasará una buena parte del ciclo en el exterior, donde el ruido no es tan notorio.

Una vez iniciado, el robot se desplaza hasta la esquina superior izquierda, despegando y girando una rueda cada vez, y comienza la limpieza meticulosa.

Puede hacer frente a superficies grasientas, sucias y polvorientas. Para ello, solo hay que mojar la superficie o las almohadillas de microfibra de antemano.

Las almohadillas de microfibra son de gran calidad, y dejan un cristal bastante limpio, y sin residuos. Puede que esto no ocurra en la primera pasada (sobre todo si el cristal está muy sucio), pero a la segunda o tercera pasada, quedará nítido y transparente.

Pese a que esperábamos más marcas en los cristales, nos ha sorprendido lo limpios que quedan. En la prueba, tuvimos que reemplazar las almohadillas usadas por unas nuevas para que el cristal quedará perfecto, así que si notas que hay marcas, prueba a cambiar las almohadillas.

El Alfawise S60 tiene un problema con las esquinas, como todos los robots de limpieza circulares. Debido a su forma, las almohadillas tienen dificultades para llegar a las esquinas, y generalmente quedan sin limpiar. Por suerte, esta parte es muy pequeña.

Su desplazamiento no es rápido, cubriendo 1 metro cuadrado en unos cuatro minutos, pero las ventanas no suelen ser lo suficientemente grandes para que esto sea un problema.

Una vez que el robot ha terminado de limpiar las ventanas, emite un pitido para avisar de que ha finalizado, pero no desconecta la succión para seguir pegado y no caerse.

Conclusión

Alfawise S60 sorprende gratamente por su eficiencia. Además de ser el primer robot limpiacristales con aplicación móvil, es muy versátil, y facilita la limpieza de superficies planas, como espejos, azulejo, o cristal.

Cuenta con una amplia variedad de accesorios (sobre todo almohadillas), y dispone de una autonomía de 30 minutos por si se va la corriente.

Lo mejor del Alfawise S60 es su eficiencia. Con unas pocas pasadas, deja los cristales relucientes, sin suciedad y sin marcas. Hace su trabajo, va donde le mandas, y es muy seguro, todo lo que le pides a un robot de limpieza.

Perfecto si necesitas limpiar superficies de cristal que no se han limpiado en años, o si estás buscando ahorrar costes en la limpieza de ventanas o escaparates.

Pros

Contras