Cómo cerrar los poros abiertos

Uno elemento clave de la limpieza facial es el cuidado de nuestros poros, hoy vemos cómo cerrarlos.

¿Estás cansada de maquillarte todos los días para intentar ocultar los poros abiertos de tu piel?
Estos pequeños poros alrededor de la nariz y las mejillas pueden convertirse en una pesadilla para muchas mujeres y hombres.

Pero en lugar de intentar taparlos temporalmente usando maquillaje, lo mejor es que intentes reducirlos permanentemente. ¿Cómo? Sigue leyendo.

¿Qué son los poros?

Estos pequeños orificios están presentes en todo nuestro cuerpo, y son esenciales para nuestra piel. La ayudan a permanecer hidratada y la permiten respirar.
Además, son los responsables de la eliminación de las toxinas del cuerpo.

Hoy hablamos de los poros abiertos

Debajo de cada poro hay un folículo piloso, y cada folículo contiene glándulas sebáceas que producen aceite para lubricar la piel.

A veces, estos poros se expanden debido a su obstrucción o dilatación. Las personas con piel grasa tienen los poros más abiertos que el resto de pieles, ya que producen un exceso de aceite, y los poros se bloquean. Esto ocurre sobre todo en la zona de la nariz, donde están presentes las glándulas sebáceas.

En lugar de taparlos, el maquillaje puede hacer que los poros parezcan agrandados. Además, los cosméticos son un imán para el aceite y la suciedad, que hacen que los poros brillen y se vuelvan visibles.

La genética es otra de las causas de los poros dilatados, si tus padres tienen los poros abiertos, hay muchas probabilidades de que tú heredes este rasgo.

No lavarse la cara y dejarse el maquillaje antes de irse a dormir, puede provocar la aparición de poros abiertos. No proteger la piel de la exposición al sol también puede abrir los poros, y la exposición constante al sol, daña el colágeno presente en la piel, lo que reduce la elasticidad de la piel, que aumenta el tamaño del poro.

La sudación excesiva puede destapar los poros y hacer que se agranden, así como una acumulación de piel muerta en los poros, que puede conducir al acné y puntos negros.

Las personas mayores a menudo pierden la elasticidad y la firmeza de la piel, lo que hace que los poros se vean más prominentes.

Por último, los cambios hormonales son una de las razones principales de tener los poros abiertos. Además, fumar puede deshidratar la piel, lo que lleva a poros abiertos. Y una dieta inadecuada también puede ser la culpable de unos poros abiertos.

Para obtener una piel impecable, hay que evitar la apertura de los poros mediante una buena limpieza, tonificación e hidratación de la piel.

Hay que diferenciar entre cerrar los poros, y evitar su apertura. No se pueden cerrar los poros, tienen que permanecer abiertos para permitir que la piel respire y dejar que el sebo y la suciedad salga de la piel.

Lo que si se puede hacer es reducir su tamaño, para que no sean visibles. Esto se puede hacer limpiando toda la suciedad atrapada dentro, haciéndolos menos perceptibles. Entonces ¿Cómo reducir los poros dilatados?

Mantener la piel limpia e hidratada es la única forma de limpiar los poros abiertos permanentemente. Estos son algunos consejos que te ayudarán a reducir los poros dilatados.

Tratamientos para cerrar y reducir los poros abiertos

Hay muchas opciones disponibles para minimizar los poros abiertos. Sin embargo, cada piel responderá de forma diferente. Las opciones incluyen cremas con los siguientes compuestos:

Trucos caseros para cerrar los poros abiertos

Si prefieres optar por ingredientes naturales, hay algunos trucos caseros que reducirán los poros y harán que tu piel se vea más brillante, fresca y clara. Conoce y adopta alguno de estos métodos a tu rutina de limpieza facial.

Hielo

El hielo tiene un efecto tensor de la piel que lo hace un remedio casero simple y efectivo. Antes de aplicar el maquillaje, puedes usarlo para minimizar los poros dilatados. También mejora la circulación y te ayuda a tener una piel más saludable.

Su utilización es muy fácil, simplemente tienes que envolver unos cubitos de hielo en un paño limpio, y posarlo sobre tu piel durante 15-30 segundos, aproximadamente.
Repite este proceso varias veces al día. También puedes aclararte la cara con agua fría una vez al día.

Mascarilla de almendras

Las almendras tienen el poder de restaurar la piel, minimizar los poros abiertos, y alisar u aclarar la piel.
Para hacer la mascarilla, tritura 5-6 almendras y añade unas gotas de jugo de limón. Mézclalo y haz una pasta para aplicarla por toda la cara durante 20 minutos. Luego aclárate la cara con agua fría.

Vapor

El vapor es la mejor manera de destapar los poros. Limpia tu cara con un limpiador suave antes de comenzar el proceso. Luego, aplícate un poco de agua fría para cerrar los poros.

Agua de rosas y jugo de pepino

Agrega unas gotas de agua de rosas en el zumo de pepino, y aplícatelo en la cara con ayuda de un disco de algodón.
Deja que actúe durante 15-20 minutos y después aclárate con agua fría. El sílice del pepino mejora la textura de la piel y ayuda a aclarar la piel. Esto también disminuirá tus poros abiertos.

Vinagre de manzana

Es un tónico natural para la piel y astringente. No solo tensa la piel y reduce los poros, sino que también restablece el equilibrio del pH de la piel. Además, tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas para tratar los brotes de acné.

Mezcla el vinagre de manzana a partes iguales con agua. Empapa un disco de algodón en la solución, y aplicálo suavemente en la cara. Déjalo durante unos minutos y luego acláralo. Repite esto todas las noches después de limpiar tu cara. Y luego aplica una crema hidratante ligera.

Mascarilla de miel

La miel es ideal para la piel debido a sus propiedades antibacterianas, medicinales y curativas. Es rica en potasio, que elimina las bacterias responsables de obstruir los poros.
Haz una mezcla de miel y yogur y aplícalo sobre tus poros.
Después de unos minutos, enjuágalo.

Mascarilla de clara de huevo

La clara de huevo se utiliza para reducir los poros dilatados, ya que tonifica la piel, y expulsan el exceso de grasa de la piel.
Bate una clara de huevo y extiéndela sobre tu cara. Deja que se seque y luego aclárala. Repite esto dos veces por semana.

Exfoliante de azúcar

Los exfoliantes de azúcar caseros pueden reducir los poros dilatados, eliminar la grasa y las impurezas, y exfoliar la piel. Esto ayudará a cerrar los poros de la nariz.

Mezcla 1 cucharada de aceite de oliva, 2 cucharadas de azúcar y algunas gotas de jugo de limón. Frota esta mezcla en tu piel durante 20-30 segundos, y luego acláralo. Repite esto dos veces por semana.

Son métodos caseros que ayudan a ir cerrando los poros de nuestra piel.