Cómo hidratar la cara con productos caseros

La nutrición adecuada es la clave para una piel radiante, especialmente en la época de invierno, ya que el aire frío eliminan la humedad y los nutrientes esenciales.

Aquellos que llevamos un régimen de cuidado de la piel, sabemos la importancia de la hidratación. La piel seca puede ser el resultado del clima, de una dieta poco saludable, o incluso de lavarse la cara en exceso, pero aunque tengas una piel seca no significa que tengas que recurrir a una crema costosa para solucionar tus problemas de piel.

Productos caseros para hidratar la piel

Ya sea que estés evitando productos químicos innecesarios, o que se te haya acabado tu crema hidratante favorita, puede que te interese conocer los productos naturales que puedes usar para mantener tu piel hidratada, tersa y flexible.

¿Quieres saber cómo hidratar la piel con productos caseros?Estos son humectantes naturales para lucir una piel hidratada y radiante.

Algunos productos caseros para hidratar nuestra piel:

Miel

La miel cruda y orgánica no es sometida a ningún proceso de calentamiento, por lo que mantiene todos sus nutrientes. Es anti-bacteriana, por lo que es un tratamiento eficaz contra el acné, ayuda a desobstruir los poros, y es un excelente hidratante.

También es rica en antioxidantes, lo que la convierte en un potente anti-arrugas, anti-envejecimiento, anti-imperfecciones, y anti-irritaciones.

Puedes utilizar la miel mezclando dos cucharadas de miel con ocho cucharadas de agua hasta que se forme una pasta. Esta mezcla la puedes aplicar sobre la piel y dejarla secar, luego basta con aclararla con agua tibia.

Aceite de oliva

El aceite de oliva se ha utilizado durante siglos como hidratante. Sus ácidos naturales y propiedades antioxidantes, ayudan a fortalecer la piel para crear una barrera natural contra los efectos nocivos del sol.

Lo pueden utilizar como hidratante incluso las pieles mixtas y grasas, ya que no obstruye los poros, ni deja la piel grasa.

Puedes utilizarlo agregando unas cucharadas de aceite de oliva virgen extra, junto con dos gotas de aceite esencial de lavanda, después de lavar tu piel, para un efecto hidratante y refrescante.

Y si también estás buscando exfoliar tu piel, mezcla 1 cucharada de aceite de oliva con sal marina natural. A medida que frotas esta mezcla sobre tu piel, la ligera acción abrasiva de la sal actúa con la acción profunda y penetrante del aceite para eliminar las células muertas de la piel, dejando tu piel con un aspecto rejuvenecido.

Aceite de coco

El aceite de coco es rico en ácido láurico, que aumenta la densidad del colágeno y se absorbe fácilmente en las capas profundas de la piel, para hidratar en profundidad sin que se sienta graso.

Puede resultar especialmente útil para las pieles secas, ya que sus propiedades anti-bacterianas y anti-microbianas también lo convierten en un excelente ingrediente antiedad.

Elige un aceite de coco crudo, orgánico, sin refinar, y caliéntalo en las manos para que se licúe, después frótalo sobre la piel.

Pepino

El pepino es una excelente fuente de hidratación para tu cuerpo, tanto por dentro como por fuera. Repleto de nutrientes como magnesio, potasio, vitaminas A y E, los pepinos promueven la circulación sanguínea y la regeneración.

Este vegetal también ayuda a reducir las arrugas y la hinchazón alrededor de los ojos debido a su alto contenido en agua.

Puedes colocar unas rodajas de pepino sobre tus ojos para deshacerte de las bolsas, o hacer una mascarilla hidratante con yogur y pepino para aplicarlo suavemente sobre la cara durante 15 minutos. Después de ese tiempo, retira la mascarilla con agua tibia.

Lácteos

La leche tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que mojar un paño en leche entera fría y aplicarlo sobre la piel, puede ayudar a calmar la sequedad de tu piel. La leche, la nata, e incluso la mantequilla, pueden usarse para reponer los aceites naturales perdidos.

Tanto la leche como el suero de leche son formas efectivas de hidratar todos los tipos de piel. Se absorben rápidamente, y pueden ayudar a mantener a raya las arrugas.

Aguacate

El aguacate es rico en ácidos grasos y vitamina A, D y E, que ayuda a retener la humedad de la piel. Cuando se aplica sobre la piel seca, el aguacate ayuda a lubricar cada capa de la dermis y funciona como antiaging.

Coge un aguacate maduro y frota ligeramente el lado interno de la cáscara en la cara. Deja que el residuo del aguacate repose durante 15 minutos antes de enjuagarte con agua tibia.

Aloe Vera

El aloe vera se usa ampliamente en muchos productos para el cuidado de la piel porque ayuda a hidratarla sin dejarla grasienta. Los nutrientes como el betacaroteno y las vitaminas C y E, mantienen la piel jugosa.

Puedes utilizar el aloe vera cortando y pelando con cuidado una hoja para exponer el gel del interior, luego aplica este gel sobre la piel y espárcelo bien.