Cómo y qué limpiar con la vaporeta

El vapor es la forma más natural de limpiar y desinfectar el hogar, es respetuoso con el medio ambiente y ofrece una amplia variedad de posibilidades de limpieza que son la alternativa perfecta a los métodos de limpieza convencionales.

La mejor herramienta para limpiar con vapor es la vaporeta. Su utilización no puede ser más simple, y ahorrarás mucho tiempo en la rutina de limpieza diaria.

Cómo y qué limpiar con la vaporeta

La combinación de temperatura y presión del vapor es suficiente para desprender la suciedad, la grasa y las manchas más difíciles, así que los productos químicos son innecesarios; y puesto que la electricidad solamente se necesita para calentar el agua, el consumo de energía es mínimo.

Además resulta muy económico, sólo un litro de agua es suficiente para crear 1.700 litros de vapor, que da una autonomía de aproximadamente 20 minutos de limpieza.

Y lo mejor de las vaporetas, es que sólo necesitas una máquina para limpiar todas las áreas y superficies de la casa, y del exterior. Una vez que hemos visto todas las ventajas de su uso, veamos cómo y qué podemos limpiar con la vaporeta.

Cómo y qué limpiar con la vaporeta

La vaporeta puede hacer frente a una amplia variedad de trabajos de limpieza en todo el hogar. Dependiendo del tipo de vaporeta que tengas, y de los accesorios que incluya, podrás limpiar estas superficies:

Suelos duros

La mayoría de las vaporetas tienen un tubo telescópico con una boquilla grande para la limpieza de los suelos duros (madera, piedra o baldosa). El proceso de limpieza es el mismo, simplemente hay que presionar y mantener la boquilla durante unos segundos sobre la superficie del suelo, dependiendo de la suciedad que tenga.

Es importante distribuir uniformemente el vapor, y mantenerlo el mismo tiempo sobre toda la superficie, para que la limpieza sea igual en todo el suelo, y no haya partes más limpias y otras más sucias.

Frigorífico y congelador

La vaporeta es una forma rápida, limpia y segura de limpiar el interior y el exterior del frigorífico y el congelador. Además de desprender fácilmente el hielo incrustado, el vapor caliente también desinfectará toda la zona, dejando el frigorífico higienizado.

Antes de limpiarlo, coloca un paño en la parte inferior del congelador para recoger el hielo. Para desprender el hielo, utiliza la boquilla de chorro concentrado. El hielo caerá con bastante facilidad, y sólo tendrás que pasar un paño seco para acabar.

Ventanas

La vaporeta es la herramienta perfecta para limpiar las ventanas, tanto el marco, como los cristales o las persianas.
Para los cristales, lo ideal es utilizar la boquilla de limpieza manual con el paño, que deja un acabado seco, sin residuos, ni líneas. Simplemente hay que pasar la boquilla por todo el cristal, hasta que esté reluciente. El mismo procedimiento requiere el marco y las persianas.

Horno y microondas

Hay una amplia variedad de productos químicos para limpiar el horno, pero el limpiador de vapor es la forma más higiénica y segura de hacer el trabajo.
Hay que evitar la aplicación del vapor sobre la resistencia del horno, pues podría estropearse, pero las demás superficies se limpian con vapor sin problema. El cristal, las bandejas, la rejilla y las paredes quedarán libres de grasa y suciedad en pocos minutos, y sin productos tóxicos ni olores desagradables.

Encimera

La encimera es la parte de la cocina que necesita una limpieza más profunda, pues es donde se realiza todo el trabajo.
El vapor no sólo elimina la grasa y la suciedad, también desinfecta, eliminando la gran mayoría de los gérmenes y microorganismos causantes de enfermedades.
Toda la encimera se puede limpiar fácilmente con la boquilla de limpieza manual y un paño.

Alfombras y tapicería

Las alfombras y la tapicería son las superficies más difíciles de limpiar, pero el poder limpiador del vapor puede hasta con las manchas más difíciles.

La vaporeta puede darle una nueva vida a una alfombra vieja o a unos muebles tapizados gastados por el uso, aunque generalmente se necesitarán varias sesiones para que las manchas profundas desaparezcan.

Una vez que se hayan limpiado, hay que dejar que sequen completamente durante varias horas antes de volver a utilizarlos.

Cortinas y ropa de cama

Una gran manera de limpiar las cortinas sin tener que lavarlas, es aplicando vapor sobre ellas. Antes de hacerlo, hay que mirar su etiqueta para comprobar que soporta la temperatura del vapor. La limpieza se hará fácilmente con la boquilla manual con el paño.

Con la ropa de cama ocurre lo mismo. El vapor, además de higienizar, consigue mantener la ropa estirada, sin que se forme una arruga. Pero al igual que con los textiles, necesita secar completamente antes de volver a utilizarla.

Colchón

La vaporeta es una buena herramienta para limpiar el colchón, una superficie que suele albergar ácaros y chinches. Aunque es imposible deshacerse completamente de ellos, su cantidad puede reducirse al mínimo utilizando el vapor.

La alta temperatura del vapor mata a los ácaros que están en contacto, así que este método se recomienda especialmente a las personas que tienen alergias a los ácaros o al polvo.

Durante su limpieza, el colchón necesita estar en una habitación bien ventilada para que se seque antes de volver a utilizarlo.

Ropa

Una vaporeta puede utilizarse como plancha, para eliminar las arrugas y los pliegues de la ropa, rápida y fácilmente. De esta manera, los olores también pueden ser eliminados.

Azulejos y baldosas

Incluso la suciedad más incrustada y seca puede eliminarse aplicando vapor directo. Después se puede acabar pasando un paño seco por toda la superficie. Ten en cuenta que debes aplicar vapor brevemente sobre las juntas de silicona para evitar dañar el material.

Ducha y bañera

La mampara de la ducha parecerá nueva con sólo una pasada de la vaporeta. La grifería quedará libre de manchas de cal. La boquilla de chorro concentrado te proporcionará una ráfaga concentrada de vapor que quitará cualquier mancha de cal y la suciedad alrededor de las juntas del cuarto de baño. Y todo con un sólo aparato.

Muebles de jardín

Los muebles de jardín de forja quedarán libres de cualquier acumulación de suciedad con una limpieza de vapor. De la misma manera, también se puede limpiar bancos, columpios o incluso la barbacoa. Las parrillas de la barbacoa son mucho más fáciles y cómodas de limpiar con un limpiador de vapor.

Campana extractora y quemadores

El vapor puede disolver la grasa endurecida fácilmente, algo que se acumula en la campana extractora y en los quemadores.
Es particularmente útil para las grietas y zonas difíciles de alcanzar, que de otra manera no podrías limpiar.

Si la grasa se ha solidificado, la limpieza constante con vapor es la solución. Una vez quitada toda la grasa, se debe pulir la superficie con un paño de microfibra para darle un acabado brillante.

Otras superficies que se pueden limpiar

Algunas consideraciones