Consejos para mejorar tu afeitado

¿Quieres lograr el afeitado perfecto? Un buen afeitado no sólo afecta a tu aspecto general, también influye en cómo te sientes. Cuando la rutina de afeitado ha sido agradable y placentera, estás listo para comerte el mundo. Sin embargo, si la experiencia de afeitarte te es desagradable, el resultado es bastante diferente.

Por suerte, con unos simples consejos, puedes convertir tu afeitado en una experiencia totalmente diferente. Ya no tendrás porqué sufrir o porqué pasarlo mal.
Cada piel y vello es diferente, pero hay ciertas cosas que puedes cambiar para mejorar tu afeitado. Vamos a ver cuales son.

Nunca te afeites con la piel seca

Aunque las maquinillas de afeitar eléctricas son populares y resultan muy fáciles de utilizar, nunca te darán un apurado como un afeitado en mojado.

Cómo mejorar el afeitado

Para obtener los mejores resultados, lo mejor es humedecerte la cara con agua tibia, que ablandará el vello y lo volverá más suave y más fácil de trabajar.

Deshazte de la espuma de afeitar

La espuma de afeitar es tu primer enemigo en la búsqueda de un buen afeitado.
Entonces, ¿qué producto hay que usar? Te recomiendo que empieces con un buen jabón de afeitar o en su defecto, un gel de afeitado.

Los mejores productos para el afeitado contienen entre el 30-50% de grasa natural (un aceite natural como el de coco o de almendra), así como glicerina para facilitar una espuma gruesa.

Los jabones de afeitar están disponibles en farmacias, tiendas online, perfumerías, barberías y tiendas de cosmética. Hay una gran variedad de jabones, para todos los gustos y los bolsillos, pero me atrevo a decir que todos ellos te proporcionarán un mejor afeitado que la espuma del supermercado.

Utilizar este producto antes de pasarte la cuchilla, es un paso crucial en el ritual del afeitado.
El jabón actúa como lubricante, logrando unas pasadas más suaves. También actúa como una barrera protectora, evitando la pérdida de los aceites naturales que la piel pierde durante el afeitado.

Además, suaviza el vello, y hace posible un afeitado de una sola pasada.

Es mejor evitar las espumas porque contienen perfumes sintéticos, conservantes artificiales, derivados del alcohol, y gases insalubres. Todos estos ingredientes promueven la irritación de la piel recién afeitada, y entorpecen el trabajo de la maquinilla de afeitar.

También es importante aplicar la regla de menos es más. Generalmente se tiende a utilizar demasiado gel o espuma, pero sólo se necesita una pequeña cantidad durante el afeitado.

Así deberías afeitarte

Para obtener el máximo provecho del jabón o del gel de afeitar, puedes utilizar una brocha de afeitar para producir una mayor espuma. Lo que nos lleva al siguiente consejo.

Compra una brocha de afeitar

No confíes en tus dedos para crear espuma, utiliza una brocha de afeitar. Esta brocha servirá para mezclar el jabón o el gel de afeitado, con el fin de producir una espuma rica y abundante.

Brocha de afeitar

También se utiliza para aplicar la espuma resultante en la zona de la cara, sobre el vello, haciendo que sea mucho más fácil cortar.

Aplica la espuma sobre la cara con ayuda de la brocha, haciendo movimientos circulares. Y vuélvela a aplicar antes de hacer otra pasada.

Las cerdas de la brocha deben ser capaces de absorber el agua para producir espuma. Por eso las mejores brochas de afeitar se fabrican con pelo de tejón, porque este material puede absorber grandes cantidades de agua, y mantenerse suave para no irritar la piel.

Las brochas de afeitar más baratas se fabrican con pelo de jabalí, que resultan menos suaves, o con materiales sintéticos.
Si te es posible, cómprate una brocha de pelo de tejón para mejorar tu afeitado. No tiene que ser la más cara, siempre y cuando sea de pelo de tejón.

Aprende a usar una cuchilla recta o de doble filo

Ahora que tienes el jabón y la brocha, es hora de comprar una buena cuchilla. La cuchilla que utilizas, marca una gran diferencia entre un buen y un mal afeitado.

Las cuchillas de afeitar se pueden dividir en 3 categorías diferentes:

Si eres un aficionado a las maquinillas de afeitar desechables, es hora de deshacerte de ellas. La calidad de las cuchillas en estas máquinas no se puede comparar con ninguna de las otras dos categorías. Son baratas por una razón: su mala calidad y pésimo apurado.

Varios consejos para hacer mejor tu afeitado

Las maquinillas de afeitar con cuchillas desechables pueden proporcionarte un afeitado muy bueno. El inconveniente aquí es el precio. Las cuchillas de reemplazo son bastante caras, y en la mayoría de los casos no duran lo suficiente para amortizarlas.

Por otro lado, una maquinilla clásica de doble filo o una navaja de afeitar, es una herramienta para toda la vida. Puedes encontrar una gran variedad de cuchillas de doble filo a un precio muy razonable, y la mayoría de ellas son de muy buena calidad.

Esta última categoría es, quizás, la que menos se utiliza en casa, porque puede parecer muy complicado o peligroso. Pero hay varios diseños que difieren en su facilidad de uso. Para un principiante, por ejemplo, una maquinilla suave como la Merkur 43C o la Edwin Jagger 89 sería muy recomendable.

Aunque puede llevar algo de práctica dominar la técnica, probablemente experimentarás una mejora desde el primer día que lo uses.

Elige el momento adecuado para afeitarte

No te afeites nada más despertarte. Mientras estás dormido, tu piel se expande ligeramente. Por eso, se recomienda esperar por lo menos 10 ó 15 minutos antes de afeitarte, para que la piel vuelva a su estado original.

¿Cuál es la mejor hora para afeitarse?

Otro beneficio de no afeitarse recién levantado, es que tus ojos también funcionan mejor después de pasados unos minutos, lo que se traduce en un menor riesgo de cortarte.

Si por la mañana te es imposible sacar tiempo para afeitarte, hacerlo de noche reducirá los errores y la irritación causada por un afeitado apresurado.
Por la noche estarás mucho más relajado y preparado para un afeitado.

Otra buena razón para hacerlo por la noche, es que mientras dormimos regeneramos más rápido las heridas, y la piel recién afeitada tiene la oportunidad de sanara antes de la rutina de la mañana.

De cualquier manera, no hay que apresurar el proceso. Tómate el tiempo que necesites para realizar tu rutina de afeitado.

¿Cuál es el mejor momento para afeitarse? Cuando tengas tiempo suficiente para seguir todos los pasos que llevan a un afeitado cómodo.

No te afeites en la ducha

Esto parece obvio, pero muchos hombres lo siguen haciendo.
Hay dos razones por las que no deberías afeitarte en la ducha.
La primera, es que para obtener el mejor afeitado posible, debes estar frente a un espejo, totalmente centrado en lo que estás haciendo.

La segunda razón es, que aunque hemos dicho que se recomienda que la barba esté ligeramente humedecida al afeitarse, no es buena idea que la piel esté empapada completamente.

Al ducharte, la piel se expande ligeramente, y si te afeitas al mismo tiempo, no conseguirás un afeitado tan apurado como si lo hicieses fuera de la ducha.

Utiliza un buen aftershave sin alcohol

Una vez que hayas terminado de afeitarte, debes proteger tu piel utilizando un buen aftershave que restaure tus niveles naturales de pH y humedad.

Calma tu piel irritada e inflamada aplicándote una loción hidratante y calmante. Estas lociones favorecen la curación de pequeños cortes, y reducen la aparición de pelo encarnado.

Asegúrate de utilizar uno que no tenga alcohol entre sus componentes, ya que el alcohol reseca la piel, y puede producir desagradables manchas rojas.

Un aftershave puede estar en formato gel o bálsamo.
El gel post afeitado es más espeso, y proporciona más alivio de la irritación y más humedad a la piel. Es preferible para los hombres de climas fríos.

El bálsamo es más acuoso, y contiene una mezcla de tónico que proporciona una protección antibacteriana a la piel. Es el más popular entre los hombres que viven en climas calurosos y húmedos.

Si tu piel es sensible, utiliza un aftershave específico para tu tipo de piel.

Haz del afeitado una experiencia agradable

Una vez que hayas cambiado tus herramientas, y tengas una maquinilla de afeitar de doble filo, una brocha y un jabón de afeitado, afeitarse deja de ser una tarea desagradable, y pasa a convertirse en algo mucho más placentero y divertido.

Si preparas bien la piel, aplicas los productos correctos y utilizas la técnica adecuada con unas herramientas de calidad, tu perspectiva será totalmente diferente.

Entra en el cuarto de baño con una sonrisa y una actitud positiva para afeitarte. Una vez que le coges el gusto, estarás enganchado.