Mejor crema para dermatitis atopica sin corticoides

La piel atópica produce picor, irritación, agrietamiento y a veces incluso dolor; y por si esto no fuera poco, esta afección también es sigilosa e impredecible. Los brotes pueden aparecer en diferentes partes del cuerpo, en forma de manchas secas, oscuras o rojas, y los síntomas se caracterizan por ser realmente molestos.

Los desencadenantes más comunes están claros: alérgenos, polvo, fragancias e incluso el clima, pero lo que no está tan claro son las causas exactas que lo producen. Como nos recuerdan desde NHS.uk no hay una cura comprobada para la dermatitis atópica.

1

Por suerte, se pueden aliviar los síntomas. Los tratamientos con corticoides puede que sean eficaces para tratar un brote de forma puntual, pero no deben usarse de continuo. Afortunadamente hay una solución más fácil y con menos riesgos: las cremas especiales para las pieles atópicas sin corticoides.

Si estás luchando con los brotes y no sabes por donde empezar, te ayudamos a elegir las mejores opciones para cuidar tu delicada piel.

La Mejor - Akento Cosmetics Crema para Pieles Atópicas

Esta es la que más nos ha gustado. ¿Por qué? Principalmente porque está formulada para hidratar completamente la piel seca de la cara y el cuerpo mientras previene que se deshidrate.

Además, ayuda a reparar la barrera dañada, y alivia buena parte de los signos más característicos de esta afección: reduce la irritación, el picor, baja la inflamación y calma.

Sus ingredientes naturales están combinados acertadamente para ser el cuidado diario que necesitas en periodos interbrote, y aliviar los síntomas durante los brotes.

Esta crema no contiene parabenos, sulfatos, ni fragancias; tampoco tiene corticoides, y su nivel de conservantes es realmente bajo. Lo puede utilizar cualquier miembro de la familia, incluso los bebés y las embarazadas.

Su consistencia es rica como una crema, pero se esparce sin problemas dejando una sensación muy agradable y reconfortante.

Los resultados se pueden percibir casi de inmediato, la piel está más suave, calmada e hidratada, y con el uso regular el picor, la inflamación y la sequedad desaparecen.

Isdin Nutratopic Pro-AMP Crema Corporal Emoliente

Una crema ultra emoliente que hidrata y calma la piel atópica sin necesidad de utilizar cortisona. Isdin se centra en proteger la piel al restablecer las defensas que fueron tumbadas.

Con la crema conseguirás estos beneficios:

Para ello utiliza Niacinamida, también conocida como vitamina B3, que restaura la barrera cuya función se ha visto comprometida. Reduce la pérdida transepidérmica de agua y aumenta el contenido de humedad del estrato córneo, lo que resulta en una barrera más gruesa y fuerte.

Otro ingrediente interesante es la Ceramida 3. Como ceramida, mantiene unida la barrera cutánea. Es como el mortero que mantiene unidos los ladrillos.

El ácido graso Omega 6 sirve como un bloque de construcción para las capas superficiales de la piel, creando una tez más fuerte, hidratada y sana; eliminado los signos de piel escamosa y deshidratada.

Y la manteca de karité es otro excelente acondicionador que repone la piel y la nutre profundamente.

Utilízalo tantas veces como quieras durante el día para controlar los signos y evitar así los brotes.

Algo que no nos ha gustado de esta crema es que es demasiado grasienta. Deja un residuo que no es agradable y que no te deja vestirte con normalidad una vez aplicada.

A-Derma Exomega Control Crema Emoliente

A-Derma es otra fórmula segura y natural que contribuye al alivio de las pieles que sufren los síntomas de la dermatitis. Su fórmula, con un 95% de ingredientes de origen natural, espacia los episodios de brotes.

Con solo una aplicación se pueden reducir la sensación de picazón e irritación, perfecto para las pieles secas con tendencia atópica que necesitan un producto eficaz y untuoso.

La clave de su éxito, sus ingredientes:

La fórmula no tiene perfumes, cortisona ni parabenos, pero incluye un ingrediente que no nos gusta demasiado, y que puede llegar a irritar a las pieles expuestas, como nos ha pasado alguna vez.

La consistencia de la crema es muy rica, se reparte con facilidad y no es grasa.

Leti AT4 Leche Corporal

Una fórmula en leche, muy emoliente y reparadora que mantiene la piel con dermatitis atópica con una sensación confortable durante más tiempo.

Lo mejor de la leche de Leti AT4 es la sensación tan confortable que deja tras su aplicación. La irritación se calma en muchos casos de forma inmediata, y el picor cesa tras una aplicación continuada.

La fórmula utiliza el aceite mineral para formar una capa protectora sobre la dermis dañada, extracto de lino para calmarla, y fosfolípidos y esfingolípidos para reponer los lípidos.

También cuenta con varias vitaminas antioxidantes, como la vitamina C y E, y siliconas para mantener la humedad en la piel.

Pero notamos que hay perfume y una buena cantidad de conservantes dentro, dos ingredientes que sería mejor evitar en este tipo de afección, pues pueden causar un efecto contraproducente.

Su textura en leche resulta menos espesa y untuosa que las consistencias en crema de los productos anteriores. Esto quiere decir que contiene más cantidad de agua, y que tiende a no hidratar tanto como otras fórmulas.

Lo recomendaríamos solo para un eczema o dermatitis leve, y aunque la marca menciona que se puede utilizar en bebés, no sería la crema más recomendable para ellos.

Avene XeraCalm AD Crema Relipidante

Este bálsamo es muy recomendable para todo tipo de pieles secas, incluyendo las personas con dermatitis atópica, pues hidrata y alivia la piel seca, irritada y con comezón.

La crema proporciona alivio de cuatro maneras:

  1. Inhibe la actividad de un gen que inicia el proceso de inflamación.
  2. Evita que las células de la piel reaccionen a las proteínas que provocan la picazón.
  3. I-modulia, la mezcla patentada de lípidos, aminoácidos y azúcares de la marca, forma una barrera antimicrobiana en la superficie de la piel, que es una de las primeras líneas de defensa contra los alérgenos e irritantes del medio ambiente.
  4. El Cer-Omega, que es un ingrediente derivado de la onagra, la omega-6 y las ceramidas, le dice a la barrera cutánea que produzca más lípidos, que ayudan a la piel a retener la humedad y a sanar.

La fórmula obtiene puntos extra por estar libre de fragancias artificiales y gluten, lo que es ideal si tu piel es súper sensible.

Esta crema blanca sin perfume es rica y aterciopelada. Se propaga fácilmente sobre la piel, si es que puedes sacarlo del envase (la tapa hermética mantiene el producto fresco y estéril, pero es posible que te rompas las uñas con sólo tratar de abrirla).

Al igual que los otros productos de la línea, deja una película protectora no pegajosa en la piel.

Y funciona bastante bien, cualquier descamación queda suave y calmado.

Esta crema tiene una formulación mucho más ligera que puede ayudar a reequilibrar la piel y reducir la picazón.

La dermatitis atópica ¿Qué es y por qué se produce?

La dermatitis atópica, también conocida como piel atópica o eczema, es una enfermedad alérgica de la piel muy común, que generalmente comienza en la tierna infancia.

Se puede reconocer fácilmente por los síntomas: gran picazón, descamación, zonas de piel muy seca, áspera, roja e irritada.

Aunque en el caso de los bebés éstos signos suelen ser un poco diferentes, principalmente es un sarpullido que sale en el cuero cabelludo, las rodillas, los codos y las mejillas.

Estos síntomas se cree que se deben al mal funcionamiento de la barrera cutánea. Esta permite que la humedad se evapore, haciendo que la piel se seque y, al mismo tiempo, permite que pasen microorganismos indeseados que pueden causar irritación e inflamación.

La enfermedad atraviesas fases de latencia, en la que no hay síntomas, y fases de brotes. Estos brotes son causados por ciertos desencadenantes, que pueden ser diferentes para cada persona.

Los más comunes son la exposición a jabones, detergentes, ácaros del polvo, polen, caspa de animales y algunas bacterias, que pueden exacerbar el eczema al romper la barrera.

Como no hay una causa determinada, tampoco hay una solución permanente, aunque si se puede hacer algo para paliar los síntomas. Una de las soluciones más efectivas es una crema emoliente especial para pieles atópicas.

Qué buscar en una crema para la dermatitis atópica

El objetivo principal de una crema para la dermatitis es mejorar la calidad de vida al reparar la barrera cutánea y mantener la piel hidratada, sin añadir ningún efecto secundario.

Para ello, utiliza ingredientes emolientes reparadores, reponedores y regenerantes, y por supuesto, también hidratantes.

Pero no todas las cremas son iguales. Te recomiendo que evites las lociones y leches. No sólo son más finas, lo que significa que no van a formar una barrera tan resistente en la piel como las cremas, sino que también pueden contener ingredientes secantes como el alcohol.

¿Otra recomendación? Busca cremas sin perfume ni fragancias. Aunque te suenen bien palabras como orgánico y natural, esto no quiere decir que sean hipoalergénicos, es más, muchos contienen fragancias e ingredientes irritantes que pueden dañar aún más la piel.

No te rindas si los signos no mejoran de inmediato. A veces es cuestión de probar el producto una temporada para empezar a ver resultados positivos.

Dale un margen de un par de semanas a cualquier producto que pruebes, ya que el proceso de reparación de la piel lleva su tiempo.

Y un consejo a la hora de aplicar la crema, hazlo justo después de la ducha, así se fijará la humedad de la piel y mejorará la sequedad.

El problema con los corticoides

Los corticoides son un grupo de esteroides que se suelen utilizar como medicamentos antiinflamatorios para tratar los brotes de eczema y dermatitis.

Si se utilizan correctamente, según las indicaciones del médico, estos esteroides tópicos son seguros.

No todos son iguales, pues pueden tener diferente potencia. Los más fuertes pueden mejorar la erupción más eficazmente que uno más débil.

Sin embargo, hay un problema con los corticoides: tienen efectos secundarios, incluyendo adelgazamiento de la piel. Por lo tanto, no deben usarse en ciertas áreas, como las axilas, el área de la ingle y la cara.

Por eso no se recomienda su uso continuado, solo lo que dure el tratamiento del brote. Por eso es esencial evitar las cremas para pieles atópicas con corticoides.