HTC Vive Focus

Las HTC Vive Focus son unas gafas de VR autónomas, lo que significa que tiene todo lo necesario para que puedas disfrutar de una experiencia en realidad virtual, incluyendo la batería, el procesador, los gráficos y la pantalla, en lugar de depender de un smartphone acoplado.

Se trata de una solución de VR totalmente independiente, más que los modelos basados en teléfonos inteligentes, que sólo te permiten mirar a tu alrededor in situ (3DoF).

Al igual que las Oculus Go, las Vive Focus no tienen cables ni dependen de un smartphone o ordenador para funcionar. En su lugar, tienen integrado un procesador Snapdragon 835 de Qualcomm que permite una experiencia de realidad virtual sin ataduras.

Sin duda, cuenta con las mejores características que lo convierten en la opción "premium" si quieres disfrutar de la mejor realidad virtual independiente.

HTC Vive Focus: diseño y características

El diseño y la sensación de las y HTC Vive Focus contrasta con las Vive originales. Este nuevo modelo tiene una estética más minimalista y futurista, su cuerpo de plástico tiene ahora un acabado más refinado, una almohadilla nasal más ajustada para bloquear más luz, y es más ligero gracias a una nueva cinta ajustable que equilibra mejor el peso.

HTC Vive Focus: bienvenido a la realidad virtual

Las cintas de sujeción se pueden ajustar a tu antojo gracias a una rueda giratoria en la parte trasera, para evitar que resbale o se desplace durante la experiencia. Esto es algo que se agradece, sobre todo cuando la experiencia en realidad virtual va a durar varias horas.

El acabado de las gafas es en dos colores: un azul brillante o un beige discreto y elegante.

En la base del cuerpo de las gafas también se encuentra un dial para poder ajustar la visión de las lentes, para obtener la experiencia de inmersión perfecta.

Las Vive Focus utiliza una pantalla AMOLED 3K de 1.600 x 1.440, con una resolución máxima de 1.600 x 2.880, que renderiza primeros planos, planos largos, giros y saltos. Esta pantalla ofrece un campo de visión de 110 grados y una frecuencia de refresco de 75 Hz, ligeramente por debajo de los 90Hz que ofrecen las HTC Vive.

Los píxeles siguen siendo visibles, pero más reducidos en comparación con otros modelos, y son lo suficientemente compactos como para que no se pueda ver bien los subpíxeles.

Hemos comentado que la gran novedad del HTC Vive Focus es su capacidad de funcionar de forma inalámbrica, sin estar conectado a un smartphone, ordenador o sensores externos para rastrear sus movimientos a través del espacio físico. esto es posible gracias a su procesador Snapdragon 835 de Qualcomm, presente en los smartphones de gama alta, como el Pixel 2 o el Samsung Galaxy S8.

Las Focus incluyen un ventilador para evitar el sobrecalentamiento, mientras que el chip Snapdragon se encarga del procesamiento de renderizado y movimiento. Esto esencialmente permite que el chip proporcione un mejor rendimiento, en comparación con el mismo chip no refrigerado, que se calienta demasiado dentro de los límites de un smartphone.

Y como es completamente inalámbrico, tampoco tendrás que conectar unos auriculares, ya que las gafas tienen altavoces estéreo incorporados, unas ranuras situadas justo encima de la posición de las orejas. El sonido de estos auriculares no es de máxima calidad, pero son útiles si no dispones de auriculares adicionales, o si no quieres estar atado con cables.

Una desventaja de las soluciones inalámbricas, es que dependen de una batería para funcionar. Concretamente, la del HTC Vive Focus tiene una duración de tres horas con un uso activo, y alrededor de una semana en modo de espera.

Cuando la batería se agote necesites recargarla, puedes utilizar la carga rápida gracias a Quick Charge 3.0 vía USB-C.

En el cuerpo de las gafas hay una entrada para conectar auriculares, los botones de volumen, y un puerto micro-USB para recargarlo.

En términos de conectividad, encontrarás conectividad Wi-Fi y Bluetooth compatible con Miracast, lo que permite a los usuarios transmitir la experiencia de la VR al televisor.

Una de las mejores características, es que las Vive Focus ofrecen un seguimiento de seis grados de movimiento (6DoF). Esto significa que puedes moverte en RV de la misma manera que con las Vive originales o las Vive Pro, pero sin necesidad de conectar ningún sensor. Esto amigos míos, realmente es el futuro de las gafas de VR.

Como accesorios incluye un controlador que se parece mucho al que se incluye con las gafas Daydream View de Google.

El controlador está alimentado por dos baterías AAA, y tienen hasta 30 horas de uso activo. Tiene dos botones en la parte superior, junto a un botón táctil y un gatillo donde los dedos se sientan a su alrededor.

Pero a diferencia de las gafas, el controlador sólo ofrece seguimiento 3DoF, lo que significa que el rango de movimiento que se puede seguir es menor en comparación con las gafas.

Rendimiento de las gafas HTC Vive Focus

En lugar de tener que dejar que los ayudantes me pusieran las gafas, esta vez he podido hacerlo yo solo, y apenas esfuerzo, incluso con las gafas de ver puestas.

Las HTC Vive Focus son unas gafas muy cómodas, que se ajustan perfectamente gracias a una cinta de velcro en la parte superior, que evitan que se deslicen por la cara.

La biblioteca es rica en contenido de RV, tanto juegos como experiencias que podrán extender tu imaginación infinitamente. La mayoría de las aplicaciones que pude probar funcionaron bastante bien.

Por ejemplo, la aventura de puzzle de Pillow's Willow VR Studios, Spark of Light tiene un buen seguimiento de 6DoF, y no hay ningún sobrecalentamiento al cabo de dos rondas de juego de cuatro minutos, así que puedes concentrarte en jugar a través del hermoso reino de la fantasía.

También probé con un vídeo corto de 360 grados y 8K de resolución del Time Square lleno de turistas. La calidad de la imagen es bastante nítida y nada lenta, a pesar de ser alimentada por un procesador que se encuentra principalmente dentro de los teléfonos inteligentes.

Otro juego que probé fue el Mercenary, un título de tirador en primera persona bastante simple, en el que hay que utilizar el controlador para apuntar y disparar para eliminar a los enemigos.

Pero también puedo moverme en el medio, agacharme detrás de cajas para esconderme, o detrás de las puertas. Mientras que el juego es muy básico, la ejecución del seguimiento y la libertad de movimiento funcionan muy bien.

Al igual que con las HTC Vive, sabrás cuando has salido de la zona de rastreo, y creo que solo sucedió en una ocasión.

La calidad del sonido de los altavoces incorporados luchó para bloquear el ruido de una sala ruidosa, pero si estás en la comodidad de tu hogar, es probable que puedas oír perfectamente. Y si no, tienes una entrada para conectar tus auriculares.

Después de varias horas de juego, en ningún momento he sentido ninguna molestia, excepto por tener que limpiar el sudor de mi cara después de correr un poco.

Conclusión

Las Vive Focus son un comienzo prometedor para la VR móvil de la próxima generación. Su precio es razonable, sobre todo si lo comparamos con los smartphones insignia con especificaciones centrales similares. Además, todos los smartphones carecen del seguimiento 6DoF necesario para experiencias de VR más inmersivas.

Lo que queda por ver es cuántos desarrolladores más se unirán a esta nueva plataforma de VR móvil Vive Wave, porque el hardware es tan bueno como el tamaño de su ecosistema, especialmente cuando hay otras plataformas de VR en este joven mercado.

Seguramente veamos nuevos juegos y experiencias a principios del próximo año.