Logitech G231 Prodigy: análisis completo

En el terreno del gaming hemos visto nacer muchos productos diferentes en los últimos años. Hay un sector en concreto que cobra especial sentido en este, el del sonido, que se ha materializado también en una gran cantidad de headsets gaming que persiguen ofrecer la mayor fidelidad sonora para que los jugadores escuchen cada paso, cada bala, cada pequeño detalle de las partidas en las que se sumergen.

1

Logitech es una de las marcas que más reputación ha ido ganando en este terreno, sobre todo por los ratones y los auriculares que ha ido lanzando al mercado.

Ahora, nos vamos a centrar en este sector tan importante para el buen gamer, el del sonido, y en esta marca, para hacer un repaso a uno de sus productos más vendidos: el Logitech G231 Prodigy.

Si has venido aquí en busca de un buen análisis del Logitech G231 Prodigy, no te muevas del asiento. Vamos a explicarte todas las características de este headset para gamers, como también a ayudarte a decidir si es una compra que vale la pena hacer o no.

Características del headset Logitech G231 Prodigy

Las características del headset Logitech G231 Prodigy destacan la marca y la gama a la que pertenece este conjunto de auriculares y micrófono. Pensado para los entusiastas del videojuego, nos encontramos ante un accesorio que busca ofrecer la mejor calidad de sonido a un precio bastante reducido.

En su interior, transductores de neodimio de 40 milímetros, una impedancia de 32 ohmios, una sensibilidad de 90 decibelios y una frecuencia de respuesta que se mueve entre los 20 y los 20.000 hercios, un espectro más que suficiente para unos cascos que hacen lo posible por ofrecer la mejor salida de sonido en estéreo.

Nada de efectos 5.1 y envolventes, su objetivo es destacar al máximo en el campo más extendido del mercado.

Su diseño es bastante llamativo, con un predominio total del negro en un acabado plástico, rematado con ciertos elementos en color naranja para reforzar la identidad del aparato mientras viste con este color a su almohadilla superior y las partes tanto interior como exterior de las almohadillas para las orejas.

Por su parte, estas almohadillas están hechas en tela deportiva para garantizar largas sesiones de juego sin sudoración, aunque no siempre lo consiguen.

Un dato interesante sobre la estructura y el acabado de estos auriculares es que las piezas son muy flexibles, tanto, que se pueden rotar hasta 90 grados para encajar mejor con el uso que quiera darle el usuario. Por supuesto, también cuentan con la opción de expandirse o contraerse para ajustarse mejor a la cabeza y garantizar siempre una colocación adecuada.

Tiene un peso bastante equilibrado y adecuado a las dimensiones que tiene y, aunque su acabado puede parecer de poca calidad, es más robusto de lo que parece a simple vista.

Es curioso que opte por ofrecer el tradicional jack de 3,5 mm como única forma de conexión y que renuncie al USB que tanto se está extendiendo también en el ámbito del sonido.

Además, incorpora también un pequeño panel de control en el cableado para poder ajustar el volumen rápidamente, como también para activar o silenciar el micrófono rotativo que tiene en la parte izquierda.

La calidad de este es simplemente aceptable, es unidireccional y consigue capturar el sonido con bastante calidad, aunque no es capaz de anular todos los ruidos externos para dar protagonismo a la voz.

Tampoco cuenta con cancelación de ruido para los auriculares. Es decir, centra toda su capacidad de aislamiento en los materiales empleados en las almohadillas para las orejas, consiguiendo un buen efecto, pero no lo suficientemente bueno como para conseguir que el sonido de las partidas se apodere del jugador.

Es un headset gaming que cumple bastante bien con los diferentes conceptos estándar para los jugadores. Aunque, como veremos más adelante, hay ciertos aspectos en los que flaquea contra otros competidores que se mueven en la misma franja de precios.

Un repaso a sus especificaciones

Ya hemos hablado de todas las características de este headset, así que ahora vamos a hacer un repaso general para que tengas muy claro lo que te vas a encontrar en el caso de que acudas a este conjunto de auriculares y micrófono integrado.

Valoración del Logitech G231 Prodigy, nuestro veredicto

Ya te hemos presentado largo y tendido este modelo, ahora es el momento de comparar y de hablar con claridad. Vamos a realizar una valoración del headset Logitech G231 Prodigy, a la que por supuesto acompañaremos de un veredicto final para comprobar si realmente vale la pena o es mejor apostar por otras opciones disponibles en el mercado.

Lo primero que hay que tener en cuenta con estos auriculares es que están orientados al gaming, al igual que los auriculares Logitech 430, por lo que no buscan hacer un gran esfuerzo en lo que a profundidad de bajos y calidad de sonido se refiere.

Apuntan a un rango medio-bajo de jugadores que simplemente quieren algo funcional y que les sirva para poder escuchar todo lo que pasa en sus partidas, mientras conjugan eso con la charla con sus compañeros de juego.

Aun así, a pesar de no apuntar a lo más alto, tiene ciertas carencias que nos han llamado poderosamente la atención.

Para empezar, su maneta de control no permite ajustar el volumen del micrófono para tener también un nivel de regulación adecuado de cara a las partidas. Además de eso, nos ha sorprendido más todavía que se limite a ofrecer un sonido en estéreo.

Consigue buena calidad con este, pero podría haber picado un poco más alto para conseguir algo que sea realmente envolvente y que ayude, por ejemplo, a saber por dónde se acercan otros jugadores en un Shooter. Añadir una conexión por USB habría ayudado a implementar esta función fácilmente, para cambiar entre estéreo y 3D.

Por lo demás, encontramos algo que encaja bastante bien en el precio que suele tener, aunque podemos encontrar otros headsets diferentes al Logitech G231 Prodigy por un precio similar y con mejores prestaciones, sobre todo mucho más capaces para evitar la entrada de ruido exterior a través de sistemas de cancelación.

Lo habitual es encontrar este modelo a un precio de 59,99 euros, aunque hay tiendas que lo rebajan hasta 10 euros. Por ese precio, sí que puedes plantearte su compra.

Pros

Contras