Oral B Pro 2000

El cepillo eléctrico Pro 2000 de Oral-B es un modelo intermedio entre la gama superior Genius 9000 y el cepillo más económico Vitality.

Un cepillo con todas las características esenciales, que te ayudarán a eliminar la placa y a mantener sanas tus encías, siguiendo una rutina de limpieza correcta.

Vamos a analizarlo en profundidad para ver porqué es uno de los cepillos eléctricos más populares de Oral-B.

Limpieza

El cabezal del Pro 2000 tiene el movimiento Oral-B 3D. Para eliminar la placa de los dientes, el Pro 2000 oscila, gira y vibra, más concretamente oscila 8.800 veces y vibra 40.000 veces por minuto.

Este mecanismo de acción limpia mejor que el movimiento sónico que tienen la mayoría de los cepillos eléctricos Philips, y limpia significativamente mejor que los cepillos manuales.

Este modelo en particular cuenta con dos modos de limpieza: Daily Clean y Gum Care.

Al apretar el botón de encendido/apagado, se activará el modo de limpieza diaria (Daily Clean), que tiene una duración de 2 minutos. A cada intervalo de 30 segundos, el Pro 2000 te avisa de que tienes que cambiar de cuadrante.

La función de doble temporizador es muy útil, ya que facilita el proceso. Los dentistas recomiendan un cepillado de al menos 2 minutos, pero si no sabes cuanto tiempo llevas, lo más probable es que no llegues a ese mínimo.

El temporizador de cuadrante es parecido, pues indica con un pitido cuando tienes que pasar a la siguiente zona de la boca. De esta manera, la limpieza es uniforme y completa.

A diferencia del modo de limpieza diaria, la opción de cuidado de las encías (Gum Care) está diseñada para cuidar las encías. Utiliza una velocidad más baja que, junto con la acción del CrossAction, limpia los dientes y realiza un suave masaje que estimula el flujo de sangre y ayuda a reducir la sensibilidad en las encías durante el cepillado.

Durante cualquier modo de limpieza, si aplicas demasiada presión en dientes y encías se iluminará el sensor de presión para indicar que debes disminuirla.

Así y todo, el cepillo reduce automáticamente la velocidad del cabezal para reducir el riesgo de dañar el esmalte de los dientes y las encías.

Después de haber utilizado el Oral B Pro 2000 durante varias semanas, puedo decir que su poder de limpieza es tan bueno como cualquiera de los modelos premium.

Es importante destacar que el Pro 2000 debe usarse como parte de un régimen que incluye el uso de hilo dental y enjuague bucal.

También es importante saber que si actualmente estás utilizando un cepillo manual, el cambio a un cepillo eléctrico puede ser un poco brusco en las primeras limpiezas.
Lo notarás sobre todo cuando el cepillo llegue a las encías, que son más sensibles.

Esta molestia desaparecerá en unos días, cuando te acostumbres a este nuevo cepillado más intenso.

Diseño y usabilidad

A primera vista se ve que tiene un estilo funcional y práctico, en un sobrio color azul.

Midiendo tan sólo 2,5 cm de ancho y 3 cm de espesor, y pesando apenas 130 gramos, el Oral B Pro 2000 es sin duda un cepillo muy cómodo de manejar.

Una de las características más importantes en un cepillo eléctrico, es que sea ergonómico y tenga un buen agarre para que no se resbale durante el cepillado.

El diseño del Pro 2000 no es tosco como el del Vitality, y aunque no tiene todo el mango recubierto de goma, si que cuenta con varios puntos de agarre estratégicamente situados que reducen la posibilidad de deslizarse de la mano.

Por encima y por debajo del botón de encendido/apagado hay unas protuberancias que impiden que el pulgar se resbale. Y en la parte trasera también hay una buena cantidad de resaltes muy funcionales.

En la parte inferior del cepillo se muestra el icono de la batería y en la parte superior tiene una franja roja que se ilumina cuando el sensor de presión se activa.

Como todos los modelos de Oral-B, es estanco, y está diseñado para estar en contacto con agua, pasta de dientes y saliva, por lo que no acabará estropeándose con el uso.

Oralb Pro 2000: accesorios incluidos

Con el cepillo se incluye un cabezal CrossAction, compuesto de una serie de cerdas dispuestas en diferentes ángulos diseñadas para quitar con eficacia la placa y realizar una limpieza profunda entre los dientes.

El CrossAction es el cabezal que viene incluido, pero no es el único que se puede utilizar. Oral-B ofrece una amplia gama de cabezales para cada tipo de necesidad, que se pueden adquirir por separado, incluso se pueden combinar.

El Oral B Pro 2000 es compatible con los siguientes cabezales de recambio: CrossAction, 3D White, Sensitive Clean, Precision Clean, FlossAction, TriZone y Dual Clean.

Cambiar el cabezal es algo muy sencillo, simplemente hay que tirar de él con fuerza, y empujar firmemente hacia abajo para volver a colocarlo.

Los cabezales de Oral-B son más pequeños que los de la mayoría de cepillos manuales. Están diseñados para asegurar una óptima limpieza, ya que al ser más compactos, llegan más fácilmente a las áreas difíciles de la boca.

Además del cabezal, incluye un cargador de base en el que colocar el cepillo. Este cargador no tiene ningún compartimento para guardar los cabezales.

Tampoco incluye un estuche de viaje como en los modelos de alta gama, así que si viajas con regularidad, te recomiendo que adquieras algún tipo de protección.

Batería

Inevitablemente, el reducido perfil del Oral B Pro 2000 reduce la vida de la batería, que dura un promedio de 28 minutos. Si además compartes el cepillo con otros miembros de la familia, tendrás que recargarlo más frecuentemente.

Cuando el nivel de la batería es mínimo, el icono de estado de la batería se iluminará en rojo.

Para no quedarte sin batería, puedes dejarlo cargando sobre la base constantemente, ya que una vez cargado completamente, deja de pasar más energía.

Sin embargo, para prolongar la vida útil de la batería, es bueno hacer funcionar la batería con regularidad, y agotarla completamente al menos una vez cada 6 meses.

El Oral-B Pro 2000 tarda alrededor de 5-6 horas en recargar completamente la batería. Lo mejor es dejarlo cargar durante la noche, y así estará listo para utilizarlo por la mañana.

Mantenimiento

Restos de pasta de dientes y saliva se acumulan inevitablemente en el cepillo, sobre todo en donde encajan el mango y el cabezal. Pero por suerte, el Pro 2000 es muy fácil de limpiar.

Basta con enjuagar bien todo el mango (sin cabezal) y frotarlo si es necesario con un paño.
En unos segundos se eliminará todo resto de suciedad y el cepillo volverá a estar como nuevo.

Garantía

Oral-B es una marca experta en cepillos dentales, por eso ofrece hasta 2 años de garantía, con la posibilidad de extenderla otro año más. Para poder hacerlo, tienes que registrar tu cepillo en su página oficial.

Conclusión

El cepillo eléctrico Oral B Pro 2000 es una excelente herramienta para usar a diario que se adapta a las necesidades de todo el mundo.

Puede que no tenga todas las características de los cepillos de alta gama, pero hace bien su trabajo a un precio muy competente.

Como transición de un cepillo manual a uno eléctrico, como primer cepillo de adulto, o para los mayores con requisitos de limpieza más complejos, o con falta de movilidad, el Pro 2000 resulta perfecto para cada necesidad.