GHD Gold Styler

Las planchas para el pelo de la marca ghd se han convertido en un elemento indispensable en el ritual de belleza femenina. ¿Por qué? Por qué con ellas conseguimos unos resultados profesionales con sólo unas pasadas, sin agredir nuestro cabello.

Cada vez somos más las que utilizamos estas stylers como un verdadero aliado de belleza, ya que su uso ha sobrepasado el simple alisado, consiguiendo crear un sinfín de peinados con una sola herramienta.

3

De todas las stylers de la marca, la que más se conoce es la serie Gold, ya que lleva más de 10 años entre nosotras. Y para celebrarlo, ghd ha hecho una actualización de su clásica plancha, incorporando la más novedosa tecnología, y un diseño más refinado y actual.

¿Qué es lo que ha cambiado? Vamos a echar un vistazo.

Comprar en Amazon

Diseño mejorado

En primer lugar, se ha mejorado ligeramente su diseño contorneando los lados de las placas y del barril, lo que significa que el deslizamiento desde la raíz hasta las puntas es mucho más suave; y vamos a conseguir un resultado más eficiente al utilizar las planchas para hacer ondas o rizos.

El resto de la plancha es bastante similar, aunque se nota que la marca ha querido modernizar el modelo al reducir al mínimo su colorido.

Las placas son más suaves que los anteriores modelos de la serie Gold, para poder deslizarlas en cada pasada sin tirones ni enredos indeseados.

Tiene una estructura más ligera y por eso pesa un poco menos que su antecesora. El cuerpo es de plástico resistente y las placas son de cerámica, esto nos garantiza que no se van a rallar ni a estropear aunque se nos caigan al suelo.

Y como accesorios, incluye un protector de plástico para utilizarlo cuando tenemos que guardar las planchas y aun no se han enfriado por completo.

Nuevas características

A diferencia de la styler anterior, cuenta con dos sensores de calor (dual-zone), con el fin de proporcionar un cabello más suave y liso, ya que el calor se distribuye uniformemente por todas las placas flotantes, de un extremo a otro.

Al igual que el original, la plancha se calienta a 185ºC, que es la temperatura óptima para conseguir un peinado marcado, sin dañar el cabello por un calor excesivo.

Esto limita la personalización del peinado, ya que no se puede regular la temperatura en función al tipo de pelo que tengas.

Aunque el calentamiento es más uniforme y más rápido, en 25 segundos en lugar de 30.

Han intentado que el cuerpo esté más frío para evitar quemarnos al cogerlas, la verdad es que no traspasa nada de calor, se pueden sostener perfectamente sin miedo a quemarte, aun después de 45 minutos en uso.

Incluye, en mi opinión, un detalle muy importante: el modo espera automático. Para las que somos un tanto despistadas es una tranquilidad saber que si se nos olvida desenchufar las planchas de pelo (que ya me ha pasado), se apagarán después de 30 minutos sin usarlas.

Como en todos los modelos de planchas ghd, el cable es giratorio y largo (2.7metros) para usarla con total comodidad sin enredarnos. Esto está muy bien sobre todo para los profesionales de la peluquería que lo usan en un sitio y en otro.

El ya habitual voltaje universal para que te lo lleves sin problemas a cualquier parte y como no, 2 años de garantía, si se nos estropea antes de ese tiempo, la marca nos cambiara la plancha que no funciona por otra nueva sin coste adicional.

Resultados perfectos

En tan solo 20 minutos conseguirás un resultado profesional ya que desde la primera pasada notaras el pelo más liso, definido y brillante.

Se desliza a través del mechón sin engancharlo ni freírlo, pero donde realmente sobresale es en el poder de crear rizos: crea ondas fluidas que no parecen angulosas o puntiagudas, como a veces ocurre con otros alisadores, y además, se pueden crear estilos ondulados mucho más rápido de lo que lo harías con un rizador.

El cable es muy largo, lo que es una ventaja si vives en un piso con espejos torpemente colocados, y al igual que la original, se pone a dormir después de media hora, para que no te preocupes de nada.

Lo mejor: El acabado profesional que consigue en tan poco tiempo.

Lo peor: El precio elevado que suelen tener todos los modelos ghd.