Por qué aparece la celulitis

¿Te has preguntado en alguna ocasión por qué aparece la celulitis? Para empezar te diré que su aparición no es casual, aunque la buena noticia es que, en una gran mayoría de los casos, se puede prevenir y tratar una vez se haya “instalado” en la piel. Una de las mejores formas, con una buena crema anticelulítica como las que te recomiendo en este artículo.

Conocer las causas por las que se forma será fundamental para evitar que aparezca.

1

La celulitis se forma en las capas más profundas de la piel, justo en la capa inferior que está formada por adipocitos, las células entre las que circulan algunos líquidos nutritivos que tienen la función principal de proteger la piel frente al frío.

Cuando los adipocitos crecen en exceso, no pueden eliminar las toxinas y los líquidos tan fácilmente y, poco a poco, estas sustancias comienzan a espesarse, dando lugar a la celulitis y sus incómodos y antiestéticos síntomas.

Los síntomas más frecuentes que provoca la celulitis son:

Saber por qué aparece la celulitis posiblemente te quite de tener que padecer sus síntomas en primera persona. En este post, te cuento cuáles son las principales causas por las que se forma la celulitis para que no te pille de sorpresa y puedas poner remedio antes de que entre en escena.

Por qué aparece la celulitis: Principales causas

Son muchos los factores que causan la celulitis y, si has llegado hasta aquí, estoy segura de que te interesa - y mucho - conocerlas. Así que no te haré esperar más. Aquí te muestro algunas de las principales causas por las que aparece la celulitis para que no tengas que plantarle cara una vez haya aparecido.

Una dieta poco equilibrada

Si tu alimentación no es muy buena, tienes muchas papeletas de que la celulitis haga acto de presencia (si no lo ha hecho ya). Llevar una dieta equilibrada es fundamental a la hora de prevenir la aparición de la celulitis. Por ello, te recomiendo que optes por una alimentación más sana baja en sal y rica en nutrientes esenciales como la fibra, el hierro o el potasio.

Un consumo excesivo no sólo puede provocar problemas de hipertensión, sino que también favorece la retención de los líquidos, algo que está estrechamente relacionado con la aparición de la celulitis. Sin embargo, si quieres prevenirla, es mejor que aumentes la ingesta de alimentos ricos en fibra, hierro y potasio.

El potasio es uno de los minerales más efectivos para prevenir y combatir la celulitis ya que ayuda a eliminar el exceso de líquidos del organismo y a drenarlos para que puedan ser eliminados con más facilidad.

Predisposición genética

Si alguno de tus familiares allegados (por ejemplo, tu madre o tu abuela) han tenido problemas de circulación o tienen celulitis, lo más probable es que tú también los sufras en algún momento de tu vida. Y, aunque la buena noticia es que no en todos los casos se cumple la regla y que no es una ciencia cierta, el factor genético aumenta considerablemente las posibilidades de padecerla.

En caso de que tengas predisposición genética a tener problemas relacionados con el sistema circulatorio, te resultará más complicado eliminar la celulitis, pero no te rindas porque no es imposible.

Sedentarismo

El sedentarismo es otra de las principales causas por la que se forma la celulitis. Si te mueves poco y no haces ejercicio, tienes más posibilidades de que haya su aparición. Por ello, procura no pasar demasiado tiempo sentada. Si trabajas delante del ordenador, por ejemplo, levántate y haz un descanso cada 45 minutos aproximadamente.

Además, deja a un lado la pereza y haz ejercicio moderado 1 o 2 veces a la semana. Este saludable hábito te ayudará a sentirme mejor y más activa, mejorar tu forma física y evitar la acumulación de grasa y, por lo tanto, la celulitis. ¿Qué más se puede pedir?

Alcohol y tabaco

El alcohol y el tabaco son dos de los peores enemigos para la salud y, aparte, son dos sustancias que causan la celulitis. El alcohol sólo aporta calorías vacías al cuerpo en forma de azúcares y estos azúcares a su vez se transforman en grasa. A más alcohol, más exceso de grasa y ahí es donde entra en juego la celulitis. ¡Recuérdalo!

Por otro lado, el tabaco empeora la circulación de la sangre y hace que se acumulen toxinas en el torrente sanguíneo. Por otra parte, fumar rompe las fibras de colágeno y la flacidez de la piel puede dar lugar a la celulitis.

Ropa ajustada

Otro de tus mayores enemigos si tienes celulitis o quieres eliminarla. Llevar la ropa demasiado ajustada empeora la circulación y, por lo tanto, aumenta el riesgo de sufrir problemas circulatorios como las varices o la celulitis.

Por ello, a ser posible, deja a un lado esos jeans vaqueros ajustados que tanto te gustan para ocasiones especiales y opta por ropa más amplia y cómoda que no te oprima para el resto de la semana.

Estrés

El estrés no sólo es perjudicial para la salud a corto y a largo plazo, sino que también es uno de los principales causantes de la celulitis. Cuando nos estresamos, el organismo segrega cortisol, una sustancia que también es conocida como la “hormona del estrés” y que es producida por las glándulas suprarrenales. Este exceso de cortisol aumenta la presión arterial, hace que retengas líquidos y que almacenes grasas.

Así que, si quieres prevenir la celulitis y evitar su aparición, tómate con calma o recurre a algunas técnicas de relajación como el yoga o el mindfulness.

Consumo excesivo de azúcar y sal

Ni mucho azúcar ni mucha sal. Su abuso aumenta el riesgo de sufrir celulitis. El primero hace que acumules grasa y el segundo que retengas líquidos. Reduce su consumo y podrás despedirte de la celulitis para siempre.

Por otro lado, también se desaconseja comer alimentos procesados porque contienen una gran cantidad de sal y azúcar y, para qué nos vamos a engañar, donde esté la comida preparada en casa que se quiten este tipo de alimentos llenos de aditivos que no aportan nada bueno al organismo.

Cambios hormonales

La llegada de la pubertad, la menstruación, el embarazo o la menopausia suponen una revolución hormonal que nos afecta de diversas formas. El aumento de la producción de estrógenos trae consigo la retención de líquidos y la ralentización de la circulación de la sangre.

Por otra parte, la progesterona favorece la acumulación de grasa. Por ello, no es de extrañar que a más revolución hormonal, se tenga un mayor riesgo de sufrir la celulitis.