PSVR en la next-gen, la hora de la verdad para la realidad virtual de Sony

El mercado de las gafas de realidad virtual no ha terminado de cuajar en la industria del gaming, pero puede dar el gran salto en la próxima generación.

Allá por finales de 2016, Sony daba el pistoletazo de salida a su incursión en la realidad virtual. Con el lanzamiento de PlayStation VR, la compañía japonesa acompañaba a su PlayStation 4 con un nuevo periférico que permitiría disfrutar de los videojuegos con un grado de inmersión nunca antes visto.

1

Un headset que requiere estar acompañado de una consola PlayStation 4 que se encargue del procesamiento gráfico, aunque se recomienda recurrir al modelo PlayStation 4 Pro por sus mayores prestaciones, pero que no ha terminado de encontrar su sitio en el mercado.

Los desarrolladores han experimentado con muchos formatos diferentes, pero sus propuestas de juego han acabado girando en torno a experiencias que pueden antojarse escasas para el que busca algo más profundo.

Una situación que, aunque pueda contar con excepciones como Skyrim VR o Astro Bot Rescue Mission, deja claro que todavía hay mucho margen de mejora. Una mejora que puede llegar con la próxima generación de consolas, esa capitaneada por Microsoft y Scarlett y Sony y PlayStation 5.

Mientras empresas como HTC o incluso Oculus Rift siguen capitaneando el terreno de la VR en el gaming con los kits más avanzados, y costosos, Sony ha dejado claro que no quita el ojo de este campo.

Shawn Layden, uno de los mandamases de Sony Network Entertainment International, hablaba hace poco de las intenciones de la empresa con PlayStation VR, y de cómo aspiran a traer algo completamente diferente.

2020 aspira a ser el año en el que la next-gen desembarque en los hogares, y la compañía asiática tiene intención de aprovechar el nuevo hardware para evolucionar su concepto actual de realidad virtual. Así, desde la empresa comienzan a dibujar un horizonte que se acerca con el nombre de VR 2.0 para los videojuegos.

El propio Layden mencionaba el pasado mes de febrero que están “empezando a ver un progreso hacia los juegos y el software VR 2.0”. De hecho, dentro del departamento de investigación y desarrollo de la compañía están trabajando duramente para construir nuevas experiencias que quiten el aire experimental que tienen todos los títulos que están llegando actualmente al mercado con PSVR en mente.

Mejorar el hardware aspira a ser la prioridad de Sony no solo de cara a PlayStation 5, sino también de cara a un hipotético PlayStation VR 2. “Mira a PSVR ahora”, señalaba Layden en una reciente entrevista con Game Informer, “ninguno de nosotros sería capaz de imaginar cómo será dentro de diez años, pero el cambio será dramático”.

La iteración apunta a ser el camino a seguir para alcanzar un éxito que todavía no llega a acariciarse con los dedos. El peso pesado de Sony Interactive Entertainment lo remarcaba al decir que “no puedes llegar a la versión 5.0 hasta que haces la 1.0”, pero dejaba en el aire todos esos pasos intermedios que apuntan a materializarse en poco más de un año o dos.

La limitación de las características técnicas de PlayStation 4 era la principal traba de la PSVR actual, amén de una falta de resolución en la imagen mostrada al jugador y una sensación de mareo bastante peligrosa.

Por suerte, PlayStation 5 aspira a superar la barrera del hardware actual y hacer las cosas algo más fáciles para conseguir fluidez y calidad en la imagen, al mismo tiempo que un mayor grado de detalle.

Con Astro Bot, además, Sony ha demostrado que sabe por dónde seguir a la hora de elaborar un auténtico videojuego VR, aunque el abanico de opciones es prácticamente infinito.

Con los equipos de los que disponen, solo podemos esperar con ganas a los próximos años, porque la next-gen va a ser el paso clave para la realidad virtual y el streaming en el futuro de los videojuegos.