Qué cremas usar a partir de los 25 años

Las cremas antienvejecimiento solían reservarse para cuando alcanzabas los 40, pero parece que ahora hay que empezar a cuidarse desde que entras en la veintena. ¿Realmente es necesario utilizar cremas cuando estás en la flor de la juventud?

A partir de los 25 y hasta los 30, nos adentramos en un pre-envejecimiento. En esta etapa, se empiezan a notar finas líneas alrededor de los ojos y la boca, y empiezan a salir manchas oscuras producidas por el daño del sol.

La producción de colágeno disminuye alrededor del 1% cada año después de los 21 años, y esta reducción es uno de los factores en el proceso de envejecimiento que todo el mundo atraviesa.

Cremas para cuidarte a partir de los 25 años

Y aunque pre-envejecimiento puede ser el término más deprimente que hayas escuchado nunca con 25 años, no todo son malas noticias, siempre y cuando estés usando los productos correctos.

Si aún eres joven y quieres que tu piel permanezca así el mayor tiempo posible, te debes a ti mismo saber qué es útil y qué no.

Por la mañana: Antioxidantes

Busca productos que contengan ingredientes con cualidades preventivas, productos que contienen vitaminas, péptidos y células madre de plantas, aquellos que son ricos en antioxidantes.

La contaminación del aire y los rayos UV son fuentes de radicales libres (moléculas que dañan las células vivas y causan envejecimiento), protege tu piel con una capa de antioxidantes antes de salir de casa.
De esta manera, estarás creando un escudo en la piel para que los radicales libres no puedan tocarla.

Se ha encontrado que la vitamina C tiene propiedades reafirmantes en la piel, y también mejora la protección contra los rayos UV cuando se aplica bajo el protector solar, así que no puede faltar en la lista de ingredientes de tu crema diaria.

Antes de acostarte: hidratación y retinol

Cuando duermes por la noche, la piel se repara a sí misma. Por eso, antes de acostarse es un buen momento para trabajar las líneas finas y la regeneración de la piel, porque es cuando tiene lugar la mayor reparación. La temperatura basal del cuerpo es ligeramente elevada, lo que permite que los ingredientes de tu rutina de cuidado nocturno penetren mejor en la piel.

Asegúrate de usar una crema hidratante por la noche, incluso si tienes la piel grasa. Cuando la piel no tiene los niveles adecuados de agua la deshidratación hace que la piel produzca más grasa, ¡lo último que quieren las personas con piel grasa!

Si hay un ingrediente que se puede considerar fuente de juventud, es el retinol. Para las pieles entre 20 y 30 años, el retinol es la solución todo en uno para aumentar la renovación del ciclo celular, reducir las líneas finas y las arrugas, suavizar la piel, disminuir el aspecto de las manchas de la edad, aumentar la firmeza de la piel, ayudar a promover el colágeno y, al hacerlo, también disminuye el tamaño de los poros. Lo encontrarás en la mayoría de las mejores cremas antiarrugas del mercado.

Y debido a que el retinol ayuda a eliminar la piel muerta que obstruye los poros, puede ayudar a mejorar el acné adulto que aparece en esta etapa de la vida.

El retinol debe ser de 0.5%, que es la concentración más alta con la que debe comenzar, y microencapsulado, lo que significa que tiene una liberación lenta y sostenida durante toda la noche.

Antes del maquillaje: protector solar

La prevención, es la mejor medicina contra el envejecimiento de la piel. Y eso significa mantenerse alejado del sol, por eso el protector solar es una necesidad.

Lo recomendable es usar un protector solar de amplio espectro que protege contra los rayos UVA y UVB, con un SPF 30 o más, cada vez que salgas de casa, incluso cuando está nublado.

Y cuando salgas de la piscina o vayas a la playa, asegúrate de volver a aplicar el protector solar cada dos horas. La gente a menudo se enfoca en el número del filtro solar, pero se trata de aplicar protector solar generosamente, y volver a aplicarlo con frecuencia.

Para evitar sofocar tu piel con múltiples productos, intenta utilizar una hidratante que sirva también como bloqueador solar. Además, no te detengas en la línea de la mandíbula, adquiere la costumbre de ponerte el protector solar también en el cuello y en las manos.

Lo que no necesitas

En esta etapa, no necesitas productos que prometen aumentar la producción de colágeno o estimular las proteínas, ya que tu piel ya es relativamente joven y resistente. Y si tu piel no está demasiado seca, tampoco necesitas ingredientes hidratantes pesados.

Evita también los productos agresivos para el acné, ya que tienden a resecar excesivamente la piel, lo que puede provocar la acumulación de células muertas que mantendrán la grasa atrapada debajo de la piel, lo que provocará que se formen granitos. Asegúrate también de que tus limpiadores no contengan sulfato.

Mantener la piel joven, libre de arrugas, es más fácil cuando comienzas temprano. Dependiendo de tu estilo de vida y rutina facial, así como la cantidad de exposición al sol que tengas, podrás empezar a ver signos de envejecimiento en la veintena, o atrasarse hasta los 50.

Lo más importante que tienes que utilizar ahora mismo para evitar el envejecimiento, es protección solar con un FPS superior a 15.