Rizador de pelo ¿Cuál es mejor?

Si quieres lucir una melena rizada pero la genética no te ha concedido tu deseo, los rizadores de pelo pueden hacerlo realidad. Sin técnicas agresivas para tu cabello y desde la comodidad de tu casa.

Si no sabes que rizador comprar, has llegado al sitio adecuado. Tras un análisis exhaustivo, hemos seleccionado el mejor rizador de pelo que hay ahora mismo en el mercado. Y varias buenas alternativas.

El mejor rizador de pelo: ghd Curve

Rizador ghd curve

Nuestra recomendación es el ghd Curve. La nueva serie de tenacillas y rizadores de ghd es de lo mejor que hemos probado nunca. ¿Por qué lo hemos recomendado? ghd son los Ferrari de los rizadores, los rizos nos van a durar horas, y es la única marca que nos ofrece 4 estilos diferentes de rizo: ondas clásicas, rizo suave, ondas surferas y el clásico rizo.

Ghd es una marca con experiencia y que se esfuerza por fabricar grandes productos. Anteriormente ya hablamos de las planchas ghd y quedó claro lo mucho que nos gusta la marca.

¿Cuánto cuesta? Es un modelo de gama alta, lo que se refleja en su precio. Disponible ahora por 155,02 €.

Además, todos los modelos alcanzan en 30 segundos la temperatura perfecta: 185ºC, y no tienen (ni necesitan) un regulador de temperatura.
A estos grados, no dañan el cabello a la vez que calientan lo suficiente para poder darle forma.

Cuando alcanza la temperatura óptima, la ghd Curve nos avisa de que está lista para empezar. Un extra más que lo diferencia de otros competidores.

Y lo mejor de todo, no hay que tenerlas más de 5-6 segundos con cada mechón para conseguir el rizo perfecto. Podemos conseguir una melena rizada en tan sólo 15-20 minutos, muy poco tiempo comparado con otros rizadores.

Cuentan con la tecnología tri-zone, lo que significa que cada punto del barril tiene la misma temperatura, y ésta se mantienen constante durante todo el proceso. Y gracias a su recubrimiento cerámico, el pelo se desliza suavemente y no se enreda.

Pero además de ser muy eficaces, son muy seguras. Se desconectan a los 30 minutos de inactividad, tienen la punta fría para poder agarrarlas sin quemarnos y un soporte para poder posarlas sin que queme nada.

¿Cuál de los 4 ghd elegir? Todo va a depender del tipo de rizo que queremos.

No sólo vamos a poder rizar el pelo, vamos a notarlo más saludable, brillante y sin encrespamiento. ¿Con que otro aparato conseguimos todo eso?

El diseño, además de ser muy elegante, está pensado para el uso diario. El botón de encendido y apagado está justo donde empieza el mango, y hay que apretarlo durante un segundo para que se encienda o apague, así que no hay forma de apagar el rizador accidentalmente mientras lo estamos utilizando.

También es de agradecer que el cable sea giratorio y tenga una largura considerable, todos estos detalles hacen que la experiencia de peinado sea mucho más fácil y rápida.

Y como accesorios, incluyen un guante para proteger nuestras manos del calor, y una bolsa de paño para guardar los rizadores. Unos extras que son muy útiles.

Rizador Remington CI96W1 Silk

Rizador Remington CI96W1 silk

Este rizador es el más vendido, y no es para menos, pues tiene la mejor relación calidad-precio. Por menos de 40 € podemos tener un moldeador con muy buenas características que ha conquistado a todos los usuarios.

Con el Remington CI96W1 S Silk vamos a poder crear unos rizos con mucha definición, más voluminosos por la raíz y más estrechos por las puntas. Sin duda, es una buena compra si queremos moldear nuestro cabello desde casa, y en un tiempo récord.

Una de las características que más llaman la atención de este rizador, es que tiene un recubrimiento de cerámica con una capa de perla verdadera, en otras palabras, el Remington Pearl Wand Ci95 tiene 15 veces más cerámica que los demás rizadores.

Esto significa que es un producto de alta calidad que es capaz de distribuir uniformemente el calor por todo el barril, manteniendo constante la temperatura que seleccionemos.

Y también significa que el pelo se deslizará con menos esfuerzo, y por lo tanto, los rizos duraran mucho más tiempo, como si los hubiese hecho un profesional.

A diferencia de las ghd, con este rizador vamos a poder seleccionar la temperatura que queramos (entre 130 y 210º C). La temperatura nos la indica una pantalla digital, que incorpora un bloqueo para fijar la temperatura y no cambiarla sin querer.

Otra característica que nos gusta de este rizador, es el hecho de que necesita únicamente 30 segundos para alcanzar la temperatura seleccionada.

Y no olvidemos la seguridad, se apaga automáticamente después de 60 minutos sin utilizarla, un plus para los más olvidadizos; tiene la punta fría para cogerla sin quemarnos y el cable es giratorio.

Como accesorios incluye un guante para protegernos del calor y una funda para guardar el rizador. Algo que es de agradecer por el precio que tiene.

Una pega que tiene el Remington Pearl, es que tiene un barril demasiado corto para ser utilizado por cabellos largos. Los rizos no se van a marcar tanto, pues habrá que superponer el mechón para que quepa dentro del barril, y la temperatura no llegará a todas las zonas por igual.
Los cabellos cortos o medios no tendrán problemas.

Rizador Babyliss Curl Secret IONIC

Otra gran opción es el rizador automático Babyliss Curl Secret IONIC, un aparato con el que te quedarás con la boca abierta al ver como enrolla el pelo y lo convierte en un hermoso rizo.

¿Rizador automático? Si. Parece magia ¿verdad? Esta herramienta ha revolucionado la forma de rizarnos el cabello. Con la tecnología Auto Curl, nunca ha sido tan fácil crear rizos sin esfuerzo.

El pelo se enrolla automáticamente en la cámara rizadora con recubrimiento cerámico, y se calienta por todas las partes para formar un rizo. Simplemente tenemos que mantenerlo en una posición recta hasta que nos avise de que está listo.

Se pueden seleccionar dos temperaturas prefijadas según el tipo de pelo que tengamos, el I calienta a 210º C y el II a 230º C. La temperatura más baja es para cabellos finos o dañados, y la alta para cabellos normales, gruesos o teñidos.

Pero además de la temperatura, también podemos seleccionar el tiempo para elegir el tipo de rizo que queremos: 8 segundos para crear unas ondas vueltas, 10 segundos para hacer unos rizos suaves, o 12 segundos para marcar los rizos.

Y eso no es todo, también podemos decidir el sentido del rizo, hacia la derecha, hacia la izquierda o automático. El modo automático combina las dos direcciones para crear unos rizos más naturales, pero si queremos unos rizos sofisticados, hacia la derecha o hacia la izquierda es lo ideal.

Por lo que vemos, son muchas las opciones que tenemos para elegir, y podemos crear rizos diferentes cada vez.

¿Porqué nos gusta? Hemos comprobado que es muy fácil de usar, incluso si nunca has usado un rizador como este. Es bastante rápido, ya que en sólo unos segundos el rizo estará formado. Y es duradero, garantiza unos rizos perfectos con cada uso.

Y su función iónica emite iones para garantizar que el cabello quede brillante y sin encrespamiento. Para unos resultados de peluquería.

Conclusiones: ¿Cual es el mejor rizador de pelo?

Hay cuatro condiciones que debe cumplir un rizador de pelo:

  1. Que caliente a una temperatura constante y suficiente para que pueda rizar el pelo adecuadamente, sin quemarlo.
  2. Que el barril tenga un tamaño apropiado para crear los rizos que quieres (los barriles más finos significan rizos más marcados y los barriles más anchos significan rizos con más volumen).
  3. Que sea fácil de manejar y usar, y ligera.
  4. Que sea de calidad para que nos dure mucho tiempo.

Y el rizador que cumple todos esos criterios es, sin duda, el ghd Curve, en todos sus modelos.
Es la más cara de las 3, pero piensa que es una inversión para prácticamente toda la vida. Si la utilizamos correctamente, nos va a durar muchos años.

Además, es la única que tiene una temperatura de 185º C, ya que las demás cuentan con una temperatura bastante más alta. A la larga, esto puede provocar daños en nuestro cabello. Hay diferencias de más de 25 grados entre unas y otras, y esto se nota en la salud del cabello.

Si nuestro presupuesto no nos permite darnos el capricho, os recomendamos el rizador de pelo Babyliss Curl Secret IONIC en el caso de que tengáis el cabello largo. Y el Remington Pearl Wand Ci95 para cabellos medios y cortos.
Aunque no tienen la calidad y resultado de las ghd, también hacen un buen trabajo y dejan un buen acabado por mucho menos dinero.

¿Merece la pena comprar un rizador de pelo?

Definitivamente si. Son unas herramientas imprescindibles si quieres cambiar tu melena lisa por una con más volumen sin acudir a la peluquería.

Ya no hay que pasarse horas con las tenacillas para tener una melena rizada, los tiempos se han acortado y en cuestión de 30 minutos (o menos) habremos dado un giro de 360 grados a nuestro estilo.

Los resultados son igual de buenos que si nos lo hubiesen hecho unos profesionales, y todo desde la comodidad de nuestra casa y en unos pocos minutos.

A la hora de escoger un rizador o moldeador de pelo, hay que tener en cuenta la textura de nuestro cabello, la largura y el estilo que deseamos. Ahora podemos elegir hasta el tipo de rizo que queremos, y muchos rizadores pueden hacer más de un tipo.

¿Tenacilla o rizador?

Las tenacillas son lo más clásico, mientras que los rizadores son relativamente nuevos. Esto no significa que automáticamente tengamos que elegir un rizador sólo porque son más nuevos. Todo dependerá de cómo nos sintamos más cómodos manejando una opción u otra.

Las tenacillas tienen una pinza con resorte para sujetar el mechón, mientras que con los rizadores vamos a ser nosotros quienes sujetemos el pelo.

Los rizadores suelen tener un barril cónico para crear un rizo con más volumen por la raíz y más definido por las puntas, esta es una opción que con una tenacillas no tenemos.

¿Cómo utilizar un rizador de pelo?

Una vez que hemos elegido la herramienta adecuada para el tipo y la largura de nuestro pelo, ahora hay que saber cómo usarla para poder obtener los mejores resultados.

Aunque no la hayamos utilizado nunca, nos podemos hacer una idea de cómo se usa, pero muchas veces lo hacemos mal. Rizar el pelo tiene sus trucos, y te los vamos a contar todos.

Vamos a empezar lavando el pelo con un champú y un acondicionador adecuado para nuestro tipo de pelo. Si aporta volumen es un extra muy recomendado.

Cuando el cabello está aún húmedo, nos aplicamos un protector de calor desde las raíces hasta las puntas para evitar cualquier daño. A continuación, nos aplicamos una espuma voluminizadora en las raíces y medios. Nos secamos el pelo boca abajo con ayuda de los dedos, hasta que esté completamente seco.

Separamos nuestro cabello en dos secciones, que serían la parte de arriba y la de abajo. Si tenemos el cabello muy grueso, podemos separarlo en 3 secciones para trabajarlo mejor.

Cogemos el rizador y lo ponemos en posición vertical con la pinza hacia adelante.

Cogemos un mechón de pelo y fijamos las puntas con la pinza. A continuación, giramos el rizador hacia dentro hasta que el mechón entero se haya enrollado.

En el caso de que tengamos un rizador de varita que no tiene pinza, tendremos que sujetar el pelo nosotros, y a lo mejor nos resulta más cómo sostenerlo en posición horizontal en vez de en vertical. Es importante utilizar el guante que viene incluido para no quemarnos.

Lo mantenemos durante 5-10 segundos, dependiendo de nuestro tipo de pelo y lo marcado que queramos el rizo, y soltamos.

Si nuestro cabello es muy grueso, podemos optar por hacer esto. Con el rizador en vertical, fijamos con la pinza justo la mitad del mechón. Con la mano, enrollamos la parte inferior del mechón alrededor de la tenacilla, y después giramos el rizador hacia adentro como hemos descrito anteriormente hasta llegar a la raíz. Lo dejamos unos segundos y soltamos.

Cuando terminemos una capa, nos aplicamos laca o spray fijador para que se mantenga la forma mientras acabamos con la otra sección.

Una vez que hayamos completado una sección haciéndolo de esta manera, cambiamos la dirección de los rizos para crear un look natural. Si, por el contrario, queremos un look sofisticado con unos rizos muy marcados, seguimos con la misma dirección con la que hemos empezado.

Seguimos haciendo lo mismo con la sección superior, y cuando acabemos, nos inclinamos hacia adelante y pasamos los dedos por el pelo para deshacer los rizos estructurados y crear un estilo más natural.

Aunque no sea lo que más nos apetezca en ese momento, es importante limpiar el rizador después de cada uso para que los residuos no se acumulen. Estos residuos que se quedan si no los retiramos, pueden hacer que las tenacillas no calienten el cabello uniformemente la próxima vez que las utilicemos.

Para limpiar el moldeador, esperamos a que enfríe completamente y pasamos un paño húmedo o una toallita desmaquillante. Si no las hemos limpiado en varias ocasiones y vemos que hay una acumulación de productos, podemos pasarle un algodón impregnado de alcohol, y luego pasarle un trapo seco.

No es recomendable aplicarle productos más agresivos para que no dañen la capa de cerámica que lo recubre.

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar un rizador?

No todos los moldeadores son iguales, así que si quieres conseguir un pelo sano mientras le das forma, tienes que saber lo que buscar en un rizador. Estas son las características más importantes que debes tener en cuenta.