Sharkoon Skiller SGS3, review

El mundo del gaming ya no se limita solo a los televisores y las videoconsolas. Atrás quedó la idea de que un buen jugador ha de conformarse con una televisión normal, un teclado mecánico tradicional o un ratón de bola.

Ahora se busca lo mejor, lo que se aprovecha de las mejores tecnologías para garantizar una experiencia de uso premium. Ahora se busca lo que ofrece el sector de los periféricos y el mobiliario gaming.

1

Y sí, has leído bien. El mobiliario de este tipo es una realidad que, además de dejarnos escritorios de lo más futuristas, también nos presenta las conocidas sillas gamers.

Unos asientos con acabados en piel o cuero que siguen unas líneas de diseño muy similares a las de las sillas de oficina, pero que las mejoran en todos los sentidos posibles para garantizar la máxima comodidad de los jugadores.

Dentro de este particular y joven campo, la marca Sharkoon ha querido dejar su huella con una gama de productos de lo más variados. El que nos ocupa en esta ocasión es el Sharkoon Skiller SGS3, una silla pensada para los más jugones que ofrece una serie de prestaciones y características propias de la gama media de este sector.

¿Está a la altura de los jugadores más exigentes?, ¿es lo suficientemente ergonómica y ajustable como para garantizar una experiencia plenamente satisfactoria? Todas esas preguntas y otras muchas más van a recibir su respuesta ahora mismo, a lo largo de esta review en profundidad de la silla Sharkoon Skiller SGS3.

Te damos toda la información que necesitas sobre este producto orientado al gaming, como también un veredicto para que sepas si realmente vale la pena o no.

Características de la silla gaming Sharkoon Skiller SGS3

La silla gaming Sharkoon Skiller SGS3 es un modelo de gama media pensado para acercarse a todos los públicos posibles, tengan o no interés en el mundo del gaming. Esta pieza de mobiliario especializada se encuentra disponible en diferentes colores y a un precio relativamente económico para lo que ofrece.

Se trata de un modelo que entra dentro de esta gama intermedia de sillas para jugar. Actualmente puede encontrarse en colores negro, azul, verde y rojo, con un modelo adicional que cambia ciertas partes de la silla del color negro al blanco para combinar también con el par de cojines en color negro.

Su disposición y estructura están planteadas de forma que puede soportar una carga de hasta 120 kilogramos sin ninguna clase de problema.

No obstante, lo que realmente importa en este tipo de compras es la ergonomía y la comodidad que se ofrece a la persona que se sienta en ella. En este sentido, la silla Sharkoon Skiller SGS3 recurre a un método tan habitual como eficaz: los cojinetes.

Cuenta con uno en la parte inferior del asiento y otro en la parte superior del respaldo, de forma que ambos encajan con la zona lumbar y del cuello respectivamente, aunque son totalmente ajustables.

Además, cuenta con dos reposabrazos 4D de 27 x 10 centímetros que ofrecen la posibilidad de ajustar su altura, así como su profundidad y colocación a lo largo de los ejes XYZ con un margen de ajuste de 8 centímetros.

Por otra parte, cuenta con un total de 5 ruedas de goma con un radio de 7,5 centímetros que están equipadas con mecanismos de bloqueo para fijar la posición por completo y evitar cualquier desplazamiento que pueda causar la introducción incorrecta de comandos durante una partida.

El material que predomina a lo largo de todo el asiento es de cuero sintético, contando con una espuma de alta densidad para rellenar tanto el asiento como el respaldo para garantizar que no se producen deformaciones por el uso y que siempre se consigue la ergonomía adecuada, ajustándose a la condición y medidas de cada persona.

Entre sus funciones y posibilidades destaca la capacidad de reclinación de la silla, que puede ajustarse entre los 90 y los 160 grados, además también de la capacidad de regular también el ángulo de inclinación con un margen de entre 0 y 14 grados.

Todo esto puede ajustarse perfectamente y fijarse a través de un mecanismo que garantiza tanto el bloqueo como la liberación cuando se desee.

Las características de esta silla gaming responden a los estándares de la gama en la que se encuentra. Ofrece multitud de opciones para ajustar el asiento hasta encajar en la disposición más idónea para cada espalda y cada persona, siempre con la intención de conseguir algo que arroje la máxima comodidad posible.

Sus materiales, de calidad, garantizan también que no haya problemas por el calor que generen un gran desgaste. La Sharkoon Skiller SGS3 está pensada para utilizarse durante largas sesiones de juego y durante muchos años gracias a sus acabados, a su estructura y los materiales empleados en ella.

Lo único que tiene en contra de todo esto es que algunos de sus acabados no están a la altura de los materiales que emplea.

Listado de especificaciones

Habiendo repasado ya todas las características de esta silla gamer, ahora te vamos a ofrecer un listado escueto y al grano con todas las especificaciones que la definen.

Aquí tienes toda la información básica que necesitas saber sobre este modelo de Sharkoon Skiller, desde su tamaño hasta la densidad de su relleno:

¿Es fácil de montar?

Uno de los aspectos más importantes de cualquier silla gaming es su montaje. Cuando compras la Sharkoon Skiller SGS3, al igual que sucede cuando compras cualquier otra de estas sillas, lo que recibes en tu domicilio es una caja con ella completamente desmontada.

Tienes que ponerte manos a la obra llevando a cabo un proceso de montaje que, en este caso, puede prolongarse durante cerca de una hora.

Son muchas piezas y partes a tener en cuenta aunque, por suerte, la silla viene acompañada de unas instrucciones perfectamente detalladas y de las herramientas que hacen falta para apretar y colocar todas las partes.

Incluye un pequeño juego de llaves allen para manipular todos los tornillos necesarios. Además, cada una de las piezas necesarias para apretar y reforzar partes vienen con unidades de sobra para evitar problemas en caso de pérdida.

Montar esta silla requiere su tiempo y, sobre todo, seguir a rajatabla todo lo que dicta el manual que la acompaña. Hay muchos tornillos que deben ir en lugares muy concretos y piezas que deben montarse siguiendo un orden determinado si no se quiere invertir más tiempo del necesario desmontando y volviendo a montar.

Además, muchos de ellos están colocados de antemano, lo que obliga a quitarlos para volver a colocarlos posteriormente.

Afortunadamente, aunque este proceso puede ser algo laborioso, está perfectamente explicado y detallado, de forma que con solo seguir el manual, podrás tener tu silla gaming lista sin demasiados problemas.

No hace falta siquiera que tengas mucha maña en esto de montar mobiliario. Es sencillo, aunque sí es cierto que tiene algunas partes ligeramente complicadas y que puede tomarse su tiempo, además del engorro de los tornillos; pero es algo perfectamente realizable por cualquier persona, sobre todo porque ya incluye sus propias herramientas.

Si los destornilladores y el bricolaje no son lo tuyo, no tienes por qué preocuparte.

Sharkoon Skiller SGS3, ¿vale la pena?

Habiendo repasado ya todo lo que define a esta silla gaming, es la hora de emitir un veredicto. Observando su estructura y, a pesar de sus bondades, tenemos que decir que la Sharkoon Skiller SGS3 puede ser una silla pensada para personas con mucho peso, pero no es compatible con alguien que sea realmente grande.

El espacio entre reposabrazos es algo estrecho, y las dimensiones tanto del respaldo como del asiento dejan claro que no es un producto pensado para personas de grandes dimensiones. Se trata de algo de gama media orientado a un público más concreto de lo que parece tras ojear sus especificaciones.

Por otra parte, aunque la selección de materiales es bastante buena y garantiza una larga durabilidad, hay un detalle importante que juega muy en su contra, sobre todo en zonas donde haga mucho calor.

El cuero sintético es algo digno de los modelos de gama alta, pero para conseguir algo realmente de calidad, tendría que estar microperforado, ya que facilitaría la transpiración y evitaría que se acumule la temperatura, que es justo lo que le sucede. Para personas propensas a sudar, no es nada recomendable.

Aun así, toda la estructura es bastante robusta. Los frenos para las ruedas son clave para garantizar una sujeción total al lugar que se desee y las opciones de ajuste tanto de altura total de la silla como de los reposabrazos en los tres ejes permiten que se pueda escoger la distribución más adecuada para la persona que se sienta.

Su precio actualmente es de 300 euros, algo que es más habitual en las sillas de gama alta y que, aquí, juega una labor bastante contraria a lo que ofrece la silla Sharkoon Skiller SGS3.

Por el precio que tiene, debería contar con mejores acabados y ser realmente válida para personas grandes y corpulentas; pero su diseño está pensado para otro grupo de consumidores y, aunque ofrece muchas facilidades para ajustar tamaños, no es realmente recomendable para alguien que sí tenga un peso elevado.

En realidad, la Skiller SGS3 es una silla bastante buena a la que solo le falta pulir algunos detalles para ofrecer una experiencia que podría ser premium. A nivel de ergonomía es bastante buena, y su relleno garantiza largas sesiones de juego sin incomodidad por la causa de deformidades en el asiento o el respaldo.

Por un precio algo más económico, sería un producto games indispensable; pero, por el que tiene actualmente, nuestra recomendación es que busques otra propuesta.

Por el mismo dinero, puedes conseguir algo bastante mejor.

Pros

Contras