Sonos PLAYBASE Wireless

La Sonos Playbase parece otra base de sonido más que puede mejorar considerablemente el audio de la televisión, y de paso, ahorra espacio ofreciendo la posibilidad de dejar que la TV se asiente sobre ella.

Pero como cada producto de Sonos se puede conectar entre sí, con la Playbase puedes construir un sistema de sonido tan grande como tu presupuesto te lo permita, por lo que es mucho más que una simple base de sonido normal.

Por ejemplo, puedes añadir un par de altavoces Sonos Play:1 y un Sonos Sub para montarte un magnifico sistema de sonido envolvente en el salón. O también puedes poner los altavoces por toda la casa, y la Playbase se convertirá en parte de una configuración de audio multisalas.

Aunque su precio puede hacer que lo descartes inmediatamente, es una alternativa inteligente y conveniente si prefieres una base a una barra de sonido.

Diseño y características

Las bases de sonido son esencialmente como barras de sonido, pero más planas y más profundas, diseñadas para soportar el peso del televisor.

Sonos PLAYBASE Wireless: a fondo

La Playbase de Sonos tiene 5,8 centímetros de grosor y 35,5 centímetros de profundidad, soportando TVs de hasta 35 kilos.

El diseño de la Playbase es lo suficientemente sobrio para encajar en interiores minimalistas, y es lo suficientemente elegante para pasar desapercibido en cualquier tipo de decoración. Además, se puede elegir en dos colores: blanco o negro, para que se confunda con el mueble de la TV.

Los productos de Sonos tienen un toque minimalista, perfecto para encajar en cualquier tipo de decoración. El exterior del cuerpo es de policarbonato.

En su interior, hay diez altavoces internos amplificados (seis medios, tres tweeters y un altavoz de graves). En cuanto a las conexiones, incluye un puerto Ethernet y una entrada óptica. Lo que no hay es entrada HDMI o passthrough.

Sonos quiere mantener las cosas simples, y como la función principal de la Playbase es apoyar el sonido de la televisión, la idea es que conectes tu Nintendo Switch en la TV, y que tengas un solo cable a la Playbase.

Siempre queremos más entradas y enchufes, especialmente si tenemos en cuenta el precio del producto, pero hemos de admitir que esta configuración es valida para la mayoría de las salas de estar.

Sonos PLAYBASE nuestro análisis

Sólo hay un botón físico, el botón de emparejamiento de red situado a la izquierda del Playbase. En el borde delantero tiene tres teclas sensibles al tacto para reproducir/pausa y seleccionar el volumen. Todos estos interruptores responden instantáneamente.

Probando el Sonos Playbase

Los botones anteriores son los únicos que vamos a ver, ya que no incluye mando a distancia. Aunque puede parecer una carencia, el software de Sonos es tan eficiente, que no echarás de menos al mando.

Todo lo puedes controlar a través de la aplicación de Sonos, que ha sido durante mucho tiempo una de las mejores aplicaciones de productos de audio-video, un referente para los productos que intentan integrar servicios de terceros.

Para empezar, funciona. Eso podría ser una obviedad, pero muchos productos que se manejan solo mediante una app, fracasan en el primer obstáculo. Sonos lo hace mejor que la competencia en este aspecto. La aplicación no sólo carga rápidamente, sino que se carga al saber qué producto quiero y la habitación a la que lo he asignado.

Está muy lejos de las app que te hacen esperar mientras intentan detectar el producto en la misma red Wi-Fi. Simplemente funciona a la primera, algo que es de agradecer.

Para probar hasta donde llega la Playbase, descargamos la aplicación de iPhone justo después de configurar el sistema en Android. ¿El uso de dos aplicaciones confundió a la Playbase? De ninguna manera.

Esquema de la barra de sonido Sonos PLAYBASE

La aplicación de iOS tardó menos de 10 segundos en descifrar lo que estaba sucediendo, reconociendo el dispositivo que acabábamos de configurar. No nos pidió que lo registrara de nuevo.

Sonos puede reproducir todo, todos sus servicios de transmisión integrados, que pueden ser más de 30. No nos pusimos a contarlos, pero se identifican rápidamente todas las aplicaciones de transmisión más populares: Spotify, Tidal, Apple Music, Google Play Music, Amazon Music, Deezer e incluso TuneIn Radio.

Todos ellos se integran a la perfección. Una vez que inicias sesión, puedes controlarlos desde la aplicación Sonos, rápidamente y sin ningún problema, como si todos los archivos estuviesen almacenados en el smartphone. Todo esto hace que la experiencia de usuario sea muy agradable.

Sonos también ha prometido la compatibilidad con Amazon Alexa más adelante. De esta forma, podrás controlar la Playbase mediante el dispositivo Amazon Echo o Amazon Echo Dot.

Rendimiento y calidad de sonido

Ya hemos visto lo que puede hacer, pero ¿reproduce el sonido igual de bien?

Cuando escuchas el sonido en la Playbase, impresiona lo grande y amplio que es, resultando difícil de creer que no haya otros altavoces ocultos en la habitación.

La colocación de los efectos es lo suficientemente preciso como para poder cerrar los ojos y predecir lo que estaba pasando.

El equilibrio tonal es muy bueno. Se obtiene un sonido atractivo y equilibrado, sin favorecer a ninguna gama de frecuencias.

La frecuencia media es lisa y directa; las voces tienen un peso convincente, y no se endurecen cuando se aumenta el volumen.

Aunque Sonos dice que la Playbase y la Playbar deben sonar igual, no estamos de acuerdo. La barra ofrece un bajo más sólido, mientras que la barra tiene una mayor extensión de graves, con menos, pero más profundos y mejor controlados.

Es de recibo señalar la característica de TruePlay, un ajuste en la versión del iPhone de la aplicación de Sonos. Se trata de un calibrador a medida para la Playbase. Esta emite una serie de tonos de prueba, que son recibidos por el micrófono del iPhone, y mediante su software inteligente calcula cómo optimizar el sonido. Los cambios son sutiles, pero efectivos. El efecto general es un poco más claro.

Eso es sólo con la base de sonido, pero si integras unos altavoces Play:1, o el Sonos Sub, puedes crear un sistema completo de sonido envolvente de cine en casa.

Conclusión

Hemos hablado de todas las excelentes características de la Sonos Playbase, pero no hemos hablado de una parte importante, el precio. Toda esta calidad tiene un precio, y este suele ser elevado, llegando a los 800€.

Es cierto que se puede obtener un buen sonido con una barra similar, o un sistema de alta fidelidad, pero encontrarías más conexiones también. Al considerar las características únicas del Sonos Playbase su precio comienza a tener sentido.

No sólo es una base para colocar la televisión, también es un sistema de streaming perfecto, con una excelente calidad de sonido y una enorme lista de servicios compatibles.

Funciona con un software inteligente, y el uso diario es un placer. Luego está el potencial para expandir el sistema, en caso de que desees crear un sistema surround o multisala.

Sin duda, el Sonos Playbase es un lujo. Si estás buscando un gadget bonito para ser tu fuente de sonido principal, no se puede encontrar una mejor opción.

Pros

Contras