Vaporeta o mopa normal ¿Cual es mejor?

¿Cuál es el mejor método para limpiar los suelos: un limpiador de vapor moderno, o una mopa tradicional?
Está claro que con ambos métodos conseguimos unos suelos limpios, libres de suciedad, pero cada uno tiene ventajas e inconvenientes que hay que valorar.

Y eso es lo que vamos a analizar en este artículo, los beneficios e inconvenientes de utilizar una u otra herramienta.

Mopa tradicional

La mopa tradicional es una herramienta sencilla y práctica en cualquier hogar. Su función es la de recoger la suciedad y el polvo de los suelos duros.
Pueden utilizarse en seco, o impregnar el paño con algún producto de limpieza específico para eliminar la suciedad más incrustada.

Es mejor una vaporeta o una mopa

Incluso en algunos casos también se puede mojar con agua y un limpiador, si queremos utilizarlo como fregona para los azulejos o baldosas.

Se pueden encontrar mopas de diferentes formas y tamaños, así como de diferentes materiales, pero las más populares son las rectangulares con paño de microfibra.

Para limpiar de esta manera, se requiere una mopa, un limpiador y agua caliente, además de una gran cantidad de energía física. Aún así, muchas personas todavía eligen limpiar sus suelos de esta manera, pues les gusta el olor del suelo recién fregado.

Limpiar el suelo utilizando este método resulta un trabajo muy tedioso, sobre todo si el área que hay que limpiar es muy extensa. Se necesitan las dos manos para aplicar la fuerza suficiente para mover y eliminar la suciedad incrustada del suelo.

Además, con esta limpieza no vamos a alcanzar temperaturas lo suficientemente altas como para matar gérmenes y bacterias, y los productos químicos de limpieza pueden dejar residuos, lo que podría ser perjudicial para los niños y las mascotas.

Vaporeta

La idea de utilizar vapor para limpiar las superficies no es nueva, y hay herramientas específicas que limpian los suelos con vapor: las vaporetas.

El uso de este limpiador a vapor requiere muy poco esfuerzo físico, resulta rápido y fácil de usar. Es un proceso de limpieza continua, no hay que estar parando para humedecer o escurrir el paño.

Otro aspecto muy interesante de la limpieza con vapor, es que se alcanzan temperaturas muy altas. Más altas que el agua hirviendo, y así puede matar el 99,99% de las bacterias, ácaros y gérmenes, ofreciendo un ambiente más seguro, especialmente en los hogares donde hay niños y mascotas.

Aunque el desembolso inicial es mucho más costoso que una mopa tradicional, a largo plazo, la vaporeta es el método más rentable, porque la mayoría de los modelos no necesitan detergentes o limpiadores para limpiar, lo que también hace que sea más respetuoso con el medio ambiente.

La limpieza con la vaporeta es mucho más rápida que con el método tradicional, y no deja charcos o zonas húmedas. No tendrás que esperar a que se seque para pisar el suelo.

Muchas vaporetas tienen varios accesorios que ofrecen la opción de limpiar otras superficies, además de los suelos duros. Las encimeras, las campanas extractoras, los cristales, las duchas o incluso las alfombras se pueden limpiar con vapor, sin necesidad de comprar otro aparato.

¿Por qué utilizar una vaporeta frente a una mopa?

Está claro que las ventajas de utilizar una vaporeta frente a una mopa son superiores; pero si todavía no estás convencido del todo, puedes mantener tu mopa normal para la limpieza superficial, mientras utilizas una vaporeta para realizar una desinfección profunda, así tendrás lo mejor de ambos mundos.