Review Volante Hori Racing Wheel Apex

¿Te gustan los videojuegos de conducción?, ¿eres un fan de Forza y de Gran Turismo? Si tu respuesta es sí a ambas, o al menos a la primera, seguro que sabes que la mejor forma de disfrutar de estos simuladores es contando con un buen volante para conducir.

Nada de mandos y sus botones, ni tampoco de teclados y su respuesta digital. Necesitas algo que de verdad te haga sentir como si estuvieras en un coche compitiendo.

1

En ese sentido, son muchas las marcas que han lanzado sus propuestas al mercado con mayor o menor acierto, y entre todas ellas hay una que siempre logra destacar por su calidad y sus licencias: Hori.

Esta compañía lanzó hace años el volante Hori Racing Wheel Apex, uno que vamos a desgranar a fondo para demostrarte por qué es una buena opción para el novato.

En esta Review del volante Hori Racing Wheel Apex vamos a comenzar desgranando todas sus características y particularidades para, después, concluir con una valoración final.

Repasamos punto por punto lo bueno y lo malo de este periférico pensado para consolas y para ordenadores para que sepas si de verdad vale la pena o no. Para comprobar que este es el adecuado para dar el siguiente paso en la conducción virtual.

Características del volante Hori Racing Wheel Apex

El principal punto a destacar de todas las características del volante Hori Racing Wheel Apex es que cuenta con la licencia oficial de Sony. Este hecho garantiza que pueda utilizarse en videoconsolas como PlayStation 3 y PlayStation 4, además del PC.

¿Buscas más volantes para la PS4? Echa un vistazo a este artículo.

De hecho, ahora que la nueva generación se acerca, es posible que también pueda utilizarse con la futura PlayStation 5 una vez llegue al mercado.

Cualquier periférico que llegue con el sello de Hori es uno de calidad, pensado para ofrecer una experiencia de uso muy satisfactoria y la máxima fidelidad, así como la mejor respuesta para el usuario.

El modelo Apex de los volantes de carreras de esta marca destila bastante bien esta idea, y es que tan solo hay que ver sus acabados para darse cuenta de aquello a lo que nos referimos.

Este volante cuenta con un diámetro de 280 milímetros, siendo una réplica a escala 1:1 de un volante real. Su ángulo de rotación máximo es de 270º, permitiendo una amplitud de giro bastante grande a la hora de trazar las curvas más cerradas, aunque se puede ajustar la rotación máxima para que se quede solo en 180º, algo posible gracias a la tecnología Quick Handling Mode que posee.

Cuenta además con una sensibilidad perfecta para que se reflejen hasta los giros más pequeños en el juego. Con respecto a esto último hay que hacer un importante inciso, y es que este periférico cuenta con la posibilidad de ajustar su zona muerta en función de las preferencias del usuario. ¿Quieres que responda al más mínimo gesto? La reduces. ¿Quieres, por contra, que tarde más? La amplías.

Otro de los puntos más atractivos de este volante de juego, sobre todo de cara a la inmersión en la experiencia de la conducción, es la tecnología TouchSense. Gracias a esta, puedes notar la vibración del coche en tus manos, como si estuvieras conduciendo un vehículo real.

Notas cada bache, cada salida de pista, cada derrape y cada frenada. Todo está pensado para que vivas lo mismo que el conductor virtual a través de las vibraciones, aunque le falta algo muy importante de lo que hablaremos más adelante.

Pero lo importante en este tipo de periféricos, además de la respuesta y el giro, es también su distribución de botones y las opciones de configuración.

Aunque este dispositivo cuenta con los botones estándar de las consolas PlayStation repartidos por la parte central, algo necesario para navegar por menús y demás, también cuenta con otros tantos totalmente personalizables.

La idea de estos es que tengas acceso a otras funciones que no pueden ser accesibles normalmente. Desde giros de cámaras en determinados juegos hasta peticiones de boxes en los simuladores de Fórmula 1, las opciones son muchas, y todas posibles gracias a la botonera adicional con la que cuenta el Hori Racing Wheel Apex.

Siguiendo con todas sus características, que no son pocas, por supuesto no hay que olvidar las levas de cambio que se encuentran en los extremos laterales del volante, son bastante amplias, ideales para hacer los cambios de marcha sin problemas y con el toque de tan solo un dedo gracias a la sensibilidad que tienen.

Su colocación puede llevarse a cabo de dos formas diferentes. Puedes emplear o bien las ventosas que incluye o, si prefieres algo mucho más sólido o la superficie te lo permite, utilizar las abrazaderas con las que cuenta.

Esta posibilidad de elegir métodos de agarre, junto con otros detalles como el revestimiento antideslizante que hay en el volante y los botones estratégicamente colocados en su exterior son esa clase de puntos extra que aparecen solo en los productos de más calidad.

Tener un volante está bien, pero si no viene acompañado de unos pedales para poder jugar con la velocidad acelerando y frenando, tienes algo totalmente incompleto. En el caso del volante Apex de Hori, encontramos un par de pedales que no sobresalen demasiado ni por acabados ni por calidad.

Colocados en una plataforma con un peso bien ajustado, tienen la posibilidad de configurar la intensidad del input necesaria para controlar la presión. Puedes hacer que la orden varíe en función de la presión que ejerzas con el pie, midiendo el recorrido del mismo con el pedal pisado, y hacer que el resultado sea diferente ajustándolo a tu gusto.

El problema en ellos está en su material. Hechos de plástico, se echa de menos que ofrezcan algo más de contundencia, como también que no haya un tercer pedal que haga las veces de embrague para aquellos que busquen una simulación casi perfecta de la conducción real en sus partidas.

¿Recuerdas que hace poco hablábamos de la vibración y de una gran ausencia? Este es el punto que más se echa en falta de todo el conjunto de este volante de juego.

No hay force feedback y, por lo tanto, se pierde un gran realismo a la hora de conducir. La vibración de la que dispone consigue muy buenos resultados, pero falta ese extra que transmita bien las sacudidas y de veras logre hacer que te sientas dentro del coche.

¿Con qué hardware puedo utilizarlo?

Como ya hemos explicado previamente, dado que cuenta con la licencia oficial de Sony, el Hori Racing Wheel Apex puede usarse sin problemas en PlayStation 3 y en PlayStation 4, además de en ordenadores con sistema operativo Windows.

En los próximos años, con el lanzamiento de la próxima consola de la compañía, PlayStation 5, es de esperar que también se garantice la compatibilidad, aunque será Hori la que tendrá que pronunciarse al respecto.

Por ahora, puedes usar el volante sin problemas en tres plataformas distintas, abanico más que suficiente para garantizar que puedas disfrutar de los mejores juegos de simulación de conducción.

Hori Racing Wheel Apex, el veredicto

Ya hemos desgranado todo lo que tiene este periférico, y ahora es el momento de hablar con sinceridad de la calidad que hay en él. No hay análisis sin una valoración, y eso es lo que vamos a hacer con nuestro veredicto del Hori Racing Wheel Apex.

En líneas generales, debemos tener en cuenta que se trata de un volante que tiene un precio de menos de 100 euros, de hecho actualmente se puede comprar por un precio de 81,99 euros.

Debido a esto, no se puede esperar ni el acabado ni las prestaciones que se encuentran en los modelos superiores, esos que pueden incluso triplicar, cuadruplicar o quintuplicar el precio.

Teniendo eso en cuenta, no nos sorprende lo que nos encontramos con este periférico. Que la rotación se limite a los 270 grados es algo que puede ser un inconveniente para los más puristas, para quienes prefieren rotar el volante todo lo posible a la hora de girar al máximo; pero, por otra parte, detalles como los acabados antideslizamiento garantizan que no haya problemas con el uso.

Es un continuo vaivén de lo mejor a lo no tan bueno, lo que acaba provocando que se mantenga en un término medio ideal para los menos exigentes, pero muy falto de calidad para los que llevan mucho más tiempo quemando rueda en carreteras virtuales.

Su compatibilidad con consolas PlayStation es un buen punto a favor, amén de los ordenadores con los que también funciona.

Ya puestos, haber intentado que funcionara también en consolas Xbox sería un gran aliciente para que cualquier usuario pudiera utilizarlo con algunos de los grandes juegos de conducción que salen en dichas plataformas.

No obstante, hay que recordar que se trata de un volante con licencia de Sony, lo que restringe esta posibilidad y la elimina por completo.

Una pena, porque lo cierto es que, como volante para empezar a conducir en videojuegos es bastante bueno. Su precio no es elevado y su abanico de funciones es bastante amplio.

Características como esa gran cantidad de botones y las levas de cambio que tiene en los laterales lo hacen muy recomendable para los más novatos, amén de la vibración que transmite ese extra de inmersión.

Pero le faltan aspectos como el force feedback para conseguir sumergir mucho más en la partida y notar bien la vibración que transmitiría la conducción real. De hecho, de nuevo mirando a aquellos que sean verdaderamente exigentes a la hora de jugar a un título de conducción, tampoco hay una palanca de cambios real, como la que poseen los modelos más punteros y caros.

En definitiva, el volante Hori Racing Wheel Apex es una buena propuesta si no eres un jugador exigente en materia de conducción. Si tu intención es la de empezar a pilotar y jugar a esta clase de videojuegos, y no quieres hacer una inversión elevada, lo que te ofrece Hori con este modelo es más que suficiente.

Pros

Contras